domingo, octubre 16, 2011

A LOOK TO 80´S V: ¿Quién Engañó a Roger Rabbit? (1988)



“Yo no soy mala, es que me han dibujado así”

Hola amigos, aprovechando el margen de maniobra que me da esta sección dedicada por completo al cine de los ochenta, hoy quiero recuperar la maravillosa película ¿Quién Engañó a Roger Rabbit? (en original sin el símbolo de interrogación, debido a las supersticiones de los yankis) que llevaba sin ver demasiado tiempo y de la que me he acordado recientemente.

Todavía recuerdo como aluciné cuando la vi por primera vez de pequeño ya que aunque lo de mezclar imagen real y animación no era una novedad, hacerlo de manera tan P-E-R-F-E-C-T-A si que lo era. Además de que a mis tiernos siete años no sabía nada de derechos de personajes y diferentes estudios y el hecho de ver por fin reunidos a muchos de personajes de dibujos animados juntos de la Warner, Disney, Paramount... era poco menos que un sueño hecho realidad.

La historia es la siguiente. En la Nueva York de los años cincuenta conviven los dibujos animados (en el llamado Dibuliwood) y los seres humanos en ella el conejo Roger Rabbit es acusado de asesinar a Martín Acme (sí, ese Acme) debido a un ataque de celos ya que piensa que su mujer, la despampanante Jessica Rabbit (con la voz original de Kathleen Turner) le ha engañado con éste. En medio de este jaleo se encontrará Eddy Valiant (Bob Hoskins, el futuro Súper Mario), un detective privado a un paso del alcoholismo que está resentido con los dibus porque uno de ellos mató a su hermano. Eddy deberá probar la inocencia de Roger que estará en busca y captura por el juez Doom (un sensacional Christopher Lloyd) y sus comadrejas que pretende matarlo ya que ha inventado la única cosa capaz de matar a un Dibu: el baño. La trama se irá complicando y podría terminar con el fin de los Dibus tal y como los conocemos.

Responsable de devolver a la grandeza el mundo de los dibujos animados en el cine, las escenas de imagen real de ¿Quién Engañó a Roger Rabbit? Fueron dirigidas por el gran Robert Zemeckis (Regreso al Futuro, Forest Gump) y las de animación a su vez lo fueron por Richard Williams, que se encargó de que todos los planos y diseños animados fueran coloreados de manera artesanal (veintitrés años después sigue siendo muy superior a muchos productos actuales) sin arreglos por ordenador, la banda sonora fue compuesta por otro autor de lujo: Alan Silvestri.

Me ha gustado mucho recuperar esta película puesto que ahora la he disfrutado más si cabe ya que conozco a muchos más personajes que antes. De los creados para la ocasión hay algunos memorables como Baby Herman, un bebe que fuma puros, dice tacos y juega al póker y que dice de si mismo “que tiene una lujuria de sesenta años pero un pito de tres”, Rick el Taxi, un taxi animado también mal hablado y un poco cabroncete, amén de un montón de secundarios como un matón que hace las veces de portero de discoteca y no es otra cosa que un gorila (deliciosa analogía) que no duda en llamar gilipollas a los clientes descorseses.

Pero lo verdaderamente tronchante y llamativo son las situaciones chocantes e inéditas hasta la fecha como ver a Mickey Mouse y Bugs Bunny saltando juntos en paracaídas y riéndose del prota. A Piolín jugando a los cinco cerditos con los dedos de Bob Hoskins, a Betty Boop marginada porque el color ha dejado atrás al blanco y negro, Dumbo gastándose su salario en cacahuetes o mi favorito un duelo de habilidad pianística entre Lucas y Donald con resultados inesperados.

Toda una delicia de película que encantará a los más pequeños pese a que no esté hecha para ellos. En su momento costó al friolera cifra de 75 millones de dólares (la más cara hasta ese momento) pero recaudó más del doble y también ostentó uno de los récords más curiosos: el de tener los títulos de crédito más largos con algo más de diez minutos.

No os la perdáis o volvedla a ver, lo que toque primero.



8 comentarios:

Jerusalem dijo...

Clasicazo imprescindible.

Fer1980 dijo...

Hace años que no la veo peor el recuerdo que tengo de ella es excelente, por cierto no he pillado eso de las supersticiones, ¿les da cosa a los yankis poner interrogantes en los titulos de las pelis?, no tenía ni idea.

Mike Lee dijo...

Decir que es mítica es quedarse corto. Gracias a tu post me han entrado ganas de verla de nuevo, como dices estaba plagada de detallazos.

¡Saludos!

GokuJunior dijo...

Grandiosa, un clasicazo y la mejor película que mezcla animación y actores reales y probablemente, no me extraña que recaudara el doble de lo que costó, si seguro que tiene que dar aún dinero.

Kikedck dijo...

Que gran película. Tengo que volver a verla!

juanky dijo...

yo me confieso , me tocaba con jessica rabit de peque

Int dijo...

Lo más importante de esta excelente película no es su perfecta integración de imagen real y dibujo animado, sino como hacía de esa integración el núcleo de su discurso metalingüístico para proponer un ejercicio de estilo tan respetuoso con el género (puro noir: el detective borracho y gracasado que arratra un trauma en su conciencia: el inocente perseguido; la femme fatale) como, a la vez, paródico. Destacar, sobre todo, la imponente presencia de Christopher Lloyd como el impresionante e implacable juez Doom y uno de los clímax finales más delirantes, surrealistas y demenciales que haya dado el cine mainstream.

Emilio dijo...

Impresionante película. Gracias por el artículo.
Sólo un breve apunte: creo que los títulos de crédito más largos de la historia del cine fueron los de 'Once Upon a time in the West' con 14 minutos IMPRESIONANTES. Aunque no te guste el Western te la recomiendo sí o sí.
Un saludo