viernes, noviembre 04, 2011

LA COSA: Sustos que Dejan Helado.....de Aburrimiento.


Hay películas a las que no le encuentro razón de ser y eso que muchas de las que entran en esta categoría finalmente me acaban encantando. Sin embargo La Cosa no es una de ellas, para empezar no me enteré de su realización o existencia hasta poco antes del estreno y vale, yo no es que sea un tipo que está muy metido en la actualidad del cine pero si que estoy más al tanto de lo más sonado, lo más friki o lo más esperado y creedme la Cosa no era una de esas.

Y no lo es porque la necesidad de un remake de este título de culto es tan necesaria como que se hagan nuevas versiones de Rambo, Cortocircuito, Los Goonies o León el Profesional, es decir, entre cero y ninguna. Y si haces un remake por lo menos intenta hacer algo digno o decente como la nueva versión de Karate Kid y no como la mierda de Noche de Miedo.

Y si, estoy dejando claro que es un remake de la maravillosa película de John Carpenter porque aunque en la campaña publicitaria inmediatamente anterior al estreno (supongo que para salvar los muebles) han intentado vender esto como una precuela y nada más lejos a la verdad, porque el esquema sigue el original casi al pie de la letra.

La trama es la ya sabida con un equipo de investigadores que hayan una nave espacial en el ártico y a un posible alienígena congelado por lo que se requiere de ayuda especializada que es donde entra la guapa Mary Elizabeth Winstead (única actriz del reparto conocida minímamente) que a ciegas (la muy estúpida) va a encerrarse una semana con un montón de tipos noruegos peludos y machistas que no hablan su idioma, aunque también habrá un par de americanos circunstanciales (como Adewale...como se diga, o sea Mr. Ecco en Perdidos).

Así que de manera sumamente estúpida la criatura queda liberada y en lugar de permanecer juntos e invencibles se separan para ir muriendo poco a poco en una sucesión de tópicos y clichés que si bien hay que reconocer que si logran un par de momentos de bastante angustia y un buen par de sustos, aunque la resolución final la dejaron bastante clara por culpa de una escena donde se explicaba como identificar a los impostores y que a mi parecer trata como idiota al espectador y le quita toda la gracia.

Donde sale ganando la película en relación a su predecesora es en el diseño de producción, aquí la criatura se mueve con fluidez gracias a la tecnología infográfica y su diseño valga la redundancia es bastante escalofriante y más alienígena que nunca. Por desgracia para cuando empieza lo bueno, uno ya está aburrido esperando que llegue el final. Ni siquiera un compositor de calidad como Marco Beltrami parecía interesado en hacer un trabajo de calidad y la banda sonora brilla por su ausencia.

NOTA: 3/10

2 comentarios:

guevillos dijo...

Disiento, y a lo grande tio

Drabstor dijo...

A mi la película me gusto, quizá porque me esperaba algo peor. Creo que cumple su función como precuela y el diseño de la cosa te pone los pelos d punta. Si que tengo que darte la razón en que el esquema sigue a la original. Pero en el fondo en todas las pelis de terror, los protagonistas se separan para morir d uno n uno ya sea con Alien, Freddy Krueger o Jason.
Para los que habíamos visto la original, creo q desde el principio sospechabamos el destino del perro ;) y hasta aquí puedo leer...