domingo, diciembre 04, 2011

A LOOK TO THE 80´S V: Abyss (1989)


Hola amigos! Volvemos un domingo más a A Look To The 80´s. La sección dedicada a revisar películas de la década de los ochenta de todo tipo y condición. El otro día como ya he contado por aquí acudí a la primero edición del festival Phenomena y uno de los detalles más curiosos fue la proyección de trailers de películas de la época. Uno de ellos fue Abyss, que ya había visto en su momento y no me gustó demasiado.

Pues bien, le he dado una nueva oportunidad y aunque creo que la he disfrutado más a mi parecer la película más floja de Cameron de los años ochenta (si, incluso más que Piraña 2: Los Diablos del mar XD). Abyss es una historia de ciencia ficción pero con mucho drama humano como bien le gusta a su director. Cuenta como el submarino USS Montana choca con un misterioso objeto y acaba hundido en las profundidades. La armada manda a un equipo de Seal y contratan a unos prospectores de petróleo para ayudarles, encima el submarino es nuclear y está cerca de cuba. Para meter más embrollo los líderes del grupo de civiles son Ed Harris y Mary Elizabeth Mastroantonio, ex – marido y ex – mujer respectivamente.

Con estos mimbres tenemos misterio, suspense, tensión política y romance (toda esta parte es la peor resuelta y es que el sentimentalismo es una asignatura pendiente en Mr. Cameron). La primera hora de película es de corte militarista, terreno en el que JC sabe muy bien lo que hace puesto que ya lo ha demostrado en filmes como Terminator, Aliens el Regreso o recientemente Avatar, de hecho su última película tiene muchos puntos en común con Abyss como iré diciendo. Esta primera parte es la que más me ha gustado cuando no se sabe muy bien que pasa y reina la confusión.

Imagino que pocos seréis los que estéis leyendo esto (espero que alguien lo esté haciendo) y no hayáis visto la película, así que ya empiezo con los spoilers. El objeto con el que chocan no es otra cosa que una especie de nave alienígena y aquí es cuando creo que la película hace agua en todo momento. Puesto que el hecho de que aparezca un bicho que es capaz de moldear el agua y cuya tecnología sirvió de base técnica para el T-1000 de Terminator 2 es una mera excusa para analizar la naturaleza humana frente a lo desconocido.

En dos bandos bien diferenciados tenemos a los que quieren matar a los bichos y los que quieren acabar con ellos. Vamos, la misma mierda que Avatar. Afortunadamente el debate se cimienta en las sólidas interpretaciones de todo el reparto destacando a los protagonistas y Michael Biehn, actor fetiche de Cameron que sin llegar a tener papeles principales siempre llena la pantalla. El nombre quizás no os suena pero es el Cabo Hicks de Aliens y Kyle Reese de la saga de Terminator. Pero vamos tengo que decir que yo me aburrí bastante.

Por supuesto hay que alabar la factura técnica ya que no en vano en su día fue la película más cara de la historia y fue galardonada con el Oscar de la academia a los mejores efectos visuales. La atmosfera claustrofobica y agobiante que consiguió con Aliens El Regreso es perfectamente reproducida pero en ambientes acuáticos (una de las secuelas de Avatar será también en el agua, puff) , la tormenta, el fondo marino, las escasas escenas de acción todas son impecables por supuesto así como la sensacional banda sonora de Alan Silvestri que en sus comienzos bebía mucho de las influencias de James Horner me parece a mi.

Destacable es que han pasado mas de veinte años desde su estreno y no ha perdido un ápice de espectacularidad, algo muy difícil de conseguir, y que en su día fue recibida de manera muy fría por la crítica y el público. De hecho se volvió a estrenar en 1993 con treinta minutos más de metraje y recaudó una cantidad nada desdeñable.

Curiosa, bonita, pero aburrida.

NOTA: 6/10



No hay comentarios: