miércoles, diciembre 14, 2011

X-MEN: SERVIR Y PROTEGER


Una vez finalizada la segunda historia de la recientemente relanzada X-Men (aunque este número uno ha debido vender como una décima parte de lo que vendió el uno de Claremont y Lee) queda clara la intención de Marvel para con esta cabecera, que no es otra de integrar a los mutantes con el resto de familias y/o personajes de la Casa de las Ideas. Si en el primer arco fuimos testigos del regreso más o menos triunfal de los Vampiros y de Blade, en esta segunda historia los mutantes amargados compartirán estrellato con Spider-Man.

La historia tiene dos puntos importantes que me gustaría destacar. Primero, que es una secuela en toda regla de la historia “Muda” que pudimos leer en el tomo de Asombroso Spider-Man en plena saga “El Desafío”, en ella el Doctor Curt Connors cedía completamente al instinto animal y bueno… devoraba a su propio hijo (no me miren así, ha pasado más de un año, no es spoiler) y este motivo es importante porque creo que hace muchos años que no se ve un argumento que salta de una serie a otra. Creo que Kurt Busiek todavía estaba en Marvel, así que imaginad.

El segundo detalle jugoso es que se trata de la primera visita a Nueva York como grupo de la Patrulla X desde que se instalasen en San Francisco hace ya un par de años (como pasa el tiempo, por Dio..) y ya tocaba porque por mucho que digan que la etapa de Matt Fraction será fundacional dentro de diez años a mi me sigue aburriendo de manera soberana en casi todos sus episodios. Es cierto que supone una variación y un cambio de escenario, pero no es menos cierto que es un coñazo en toda regla.

Con estos mimbres tendremos a Lobezno, Emma Frost, Cíclope o Gambito (menos mal que alguien se acuerda de él de vez en cuando) con mierda hasta las rodillas y acompañando a Spider-Man en una búsqueda y rescate de un montón de adolescentes frikis e inadaptados que están siendo misteriosamente secuestrados, en todo el jaleo está metido como he dicho el Lagarto, pero no será el único villano al que veremos por aquí, y no digo más.

El dibujante de esta aventura es Chris Bachalo, dibujante un tanto bipolar para mi, porque tiene cómics realmente horribles pero muchos otros que son una pasada (aunque nada como sus primeras obras), este es uno de los segundos con sus habituales deformaciones y composiciones imposibles de página. Entre el dibujo de Bachalo y los dinámicos diálogos de Gishler me han recordado a los mejores y desenfadados números del mencionado Bachalo junto a Scott Lobdell en Generación X. Hay muy buenos chascarrillos entre SPider-Man y Emma Frost y se nota que los mutis hace años que son compis de Spider-Man. Un dato que muchos escritores suelen ignorar.

Esta serie no va a pasar a la historia ni mucho menos, y este arco en concreto es fácilmente olvidable una vez que ha terminado. No es que sea algo malo pero vamos como he manifestado muchas veces X-Men Legado me aburre, hay episodios de Patrulla X horribles que normalmente coinciden con los dibujados por Greg Land y Astonishing X-Men es curiosa, pero poco más. Así que para poder divertirme con mis personajes favoritos tengo que recurrir a esta “X-Men” así a secas.

Esperemos que Cisma cambie un poco el panorama aunque eso sea mucho pedir.

NOTA: 7/1O

2 comentarios:

Sebas Cepe dijo...

A mi me sobra muy mucho esta serie.
Munnncho!

Yota dijo...

Gracias goku, pues fijate, en muchos sentidos es la serie muti de grupo con la que mejor me lo paso actualmente.