miércoles, enero 11, 2012

BOARDWALK EMPIRE T.1 Comienza la Ley Seca.



La HBO suele ser una fuente de garantía segura como se puede apreciar con series como Roma, The Wire o Los Soprano. Producciones que son mucho más que simples series de televisión, siempre aportan algo más, siempre van un paso más allá que otras cadenas, así que Broadwalk Empire prometía esto y mucho más con la adaptación del célebre libro de Nelson Johnson y la dirección del primer episodio por parte de Martin Scorsesse.

Sin embargo…… el resultado me ha dejado no frío, sino helado. La premisa es sumamente interesante con la acción situada en la ciudad de Atlantic City de principios de siglo, una ciudad ya decadente y sucia cuyo alcalde y sheriff no son más que marionetas en las manos de Nucky Thompson, un irlandés cuyos negocios se extienden a todos los ámbitos imaginables.

En una ciudad donde el juego es parte capital de su economía la ley seca cae como una losa, menos borrachos igual a menos ingresos. Así que la lucha por el control del contrabando de alcohol se tornará imprescindible para permanecer en la cresta de la ola. No les resultará fácil pues tendrán al departamento de hacienda (que no duda en liarse a tiros) haciendo cumplir la ley a rajatabla.

Para la elección de Thompson se eligió al genial steve Buscemi que ya había colaborado con la cadena en Los Soprano en sus últimas temporadas. Buscemi es el protagonista total y absoluto de toda la serie, decir que es su motor es quedarse corto, por muchos secundarios interesantes que haya (que los hay) están eclipsados ante el tío de los dientes partidos. Su actuación es magistral y rica en matices y enfoques, igual es un despiadado hombre de negocios capaz de acabar con cualquiera como un tierno amante o fiel amigo.

El principal problema de la serie es la mencionada frialdad, no veo su falta de acción (en plan peleas o tiroteos, aunque también los hay) como un defecto pues esta serie va de otra cosa, lo que sucede es que no he conectado con ningún personaje, no me han atrapado sus tramas y subtramas, con esta serie he sido más espectador que nunca, casi como si tratase de un producto documental cuyo principal objetivo es radiografiar la época en la que está basada y no servir a fines del entretenimiento, que al fin y al cabo es de lo que se trata.

Sobra decir que en la cuestión técnica la serie es poco menos que sobresaliente con una ambientación y recreación perfectas de la época. Se nota mucho que la HBO apuesta por sus creaciones y que maneja un presupuesto mayor que muchos estudios de Hollywood, pero aunque en la segunda mitad de la temporada se nota cierta mejoría, me voy a pensar muy mucho seguir con la serie la verdad.

NOTA: 5/10

No hay comentarios: