viernes, enero 13, 2012

CRÓNICAS VAMPÍRICAS T.1 Cuando Stefan Encontró a Helena


Pocas veces una recomendación de una serie de TV me ha gustado tanto como esta primera temporada de Crónicas Vampíricas. Serie que tengo que reconocer era muy reacio a ver por el tufo a producto en plan “aprovechar el tirón de Crepúsculo” que tenía. Mira que me insistieron en que le diese una oportunidad, pues bien, me lo he pasado teta con ella, he devorado la primera temporada en un santiamén y en breve me pondré con la segunda.

Antes de empezar a hablar de la serie decid que si le dais una oportunidad tendréis que ser fuertes y soportar los primeros tres episodios que son sencillamente horribles, pero amigos a partir del cuarto la cosa mejora muchísimo y se inicia la trama río que ocupará toda la primera temporada. Olvidad Crepúsculo, aquí también hay vampiros buenos y malos, pero éstos al menos no brillan, aunque hay un par de ellos que pueden salir a pleno sol pero gracias a unos talismanes mágicos. Sobre la saga de Eduardo, Bella y Jacobo habrá además no pocos chistes y burlas.

La CW apostó fuerte por la saga de novelas escritas por LJ Smith (la serie se basa en los conceptos, realmente poco o nada tiene que ver con los libros) y contrató a Kevin Williamson (el de Scream si mal no recuerdo) para desarrollar la serie que basa su casting en jóvenes actores donde el rostro más conocido es el de Ian Somenhalder de Lost que aquí interpreta al hermano malo… otra vez.

La serie está ambientada en Mystic Falls, un pueblo que del que las leyendas cuentan que estuvo asolado por los vampiros doscientos años atrás, en él viven Elena y Jeremy, dos hermanos que han perdido a sus padres ese mismo verano, ella es una pija reprimida y estrecha y él un drogata que te cagas que se mete de todo. La vida cambiará cuando llegué al instituto Stefan Salvatore, un vampiro (el bueno) que va al insti porque Elena es el vivo reflejo de Catherine, una mujer por la que Stefan y Damon (que según él mismo llega a la serie para putear a su hermano pequeño, literalmente) sintieron un fuerte amor en el pasado. De esta relación, de cómo fueron convertidos en Vampiros, de sus motivaciones, del fruto de la enemistad y el odio todo lo concerniente al origen de los protas sabremos gracias a multitud de flashbacks que nos llevarán a la época colonial americana.

Pero aunque el motor de la serie es el triángulo amoroso, que da giros interesantes y que está bastante bien representado sin apenas cursilerias o ñoñeces, el hecho de que en Mystic Falls vuelvan a aparecer cadáveres desangrados y que éstos no sean víctima de los Salvatore será la otra trama capital. No quiero decir mucho más porque las sorpresas y los cliffhangers son continuos. El Status de los personajes cambia constantemente y nada es lo que parece. Además de que los realizadores de la serie no tienen problema alguno en hacer criba de personajes y matar al que aparentemente tenía menos números.

Además de vampiros, hay otro elementos fantásticos, como las brujas (interpretada una de ellas por Jasmine Gay, sipe, la del Príncipe de Bel Air), los artefactos detecta vampiros o amuletos o medallones que dotan de inmortalidad a quienes lo portan, sean humanos o no.

Respecto al vampirismo en si, no dista mucho de lo que ya conocemos, les afecta la luz del sol de forma mortal pero el ajo, las cruces y el agua bendita nada. En este particular universo existe una planta llamada verbena que afecta a sus poderes y les debilita. Tienen súper fuerza y súper velocidad además de control mental, lo que nunca está de más para poder tirarse un buen montón de chatis como hace Damon.

Resumiendo. Ha sido una sorpresa agradable, todo un culebrón hormonal con tintes sobrenaturales y más cambios de dirección y sorpresas que en muchas otras sagas literarias más famosas.

NOTA: 8/10

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Empezaré un dia de estos los tres capis de prueba mortal para seguir con la serie, pero para no ser igual que Crepúsculo da la sensación en el resumen que es igualito igualito.. sin brillo eso sip.

Yota dijo...

Gracias Lau. Todavía tienes trabajo por delante, eh? que ya estoy grabandote la tercera temporada de Fringe. Aunque nunca leerás esto claro.