martes, enero 03, 2012

MISIÓN IMPOSIBLE IV: PROTOCOLO FANTASMA



Lo he repetido hasta la saciedad: la tercera parte de Misión Imposible no me gustó lo más mínimo, solo la he visto una vez, el mismo día del estreno y no tengo mucha intención de repetir. De hecho los resultados en taquilla fueron discretos (comparativamente hablando con las anteriores) e incluso llegue a leer que el futuro de la franquicia corría peligro o que cambiarían enfoque y protagonistas (llegué a leer que Brad Pitt estaría ahí, obviamente haciendo de un personaje distinto, no de Ethan Hunt), pero la esperanza llegó con el anuncio del director de la cuarta entrega: Brad Bird, el de Los Indreíbles de Disney. Interesante cambio de registro.

Para seguir diferenciando esta nueva entrega del resto se ha optado también por añadir un subtítulo “Protocolo Fantasma” que queda bastante mejor que “4” la verdad. La película dura dos horas y cuarto de total y recomendable diversión que hacen la acción y la trama inteligentemente hilada conviertan a esta nueva entrega en la mejor de la saga que se inicio hace ya quince largos años.

La acción comienza con un agente de la FMI interpretado por Josh Holloway (el Sawyer de Lost) que se enfrenta a una despiadada asesina a sueldo (que está re-buena) y le sustrae unas claves de lanzamiento de misiles nucleares rusos con lo que se puede liar la de dios a nivel mundial y tal. Rápidamente se pasa al comienzo de la cinta con Tom Cruise prisionero de en una cárcel de máxima seguridad rusa de la que tendrá que escapar con la ayuda de su equipo.

Y esto es algo en lo que ha ganado también la saga. Por primera vez, Tom Cruise depende verdaderamente de sus compañeros y estos no se limitan a ser la tía buena de turno a la que se zumba si o si, el friki de los inventos o el recurrente cómico para que todos riamos. Aquí cada uno tiene su rol en la acción y todos tienen que cumplir. Con los secundarios también ganamos. Vuelve Simon Pegg y como supervisor de Cruise debuta Tom Wilkinson y su ayudante Jeremy Rettner, un analista de la CIA que tiene que mostrar mucho más de lo que muestra.

Protocolo Fantasma es el termino referido a la orden ejecutiva por la cual el gobierno borra toda existencia del FMI desconectando satélites, destruyendo discos duros y negando la existencia de cualquier agente u operación. Así que como reza el póster promocional: sin ayuda, sin medios, sin salida. EL grupo de Hunt tendrá que detener una amenaza que esta vez si, podría acabar con el mundo entero en una guerra termonuclear.

Quizás el único punto flaco sería la falta de carisma de los antagonistas, que siendo buenos actores se ven superados de forma abrumadora por los protas. Son muchas las cosas que me han gustado pero quizás lo que más me ha sorprendido son los sutiles toques de humor que el director ha sabido colocar aquí y allá en forma de chistes o chascarrillos. Eso si, en esta entrega Cruise recibe más golpes, palos y hostias que en las tres entregas anteriores justas.

Y si, hemos hablado y muy bien además de la historia pero no podríamos terminar sin alabar la espectacularidad de la película en general, no solo de las peleas (Cruise sigue sin utilizar dobles, algo digno de elogio para él y una tortura para sus aseguradoras) sino en las explosiones (la inicial es una brutalidad enorme), persecuciones en medio de una tormenta de arena o escenas flipadas como la escalada libre de las torres de Dubai.

No sólo es una buena película de palomitas, sino que es una buena película en general.

NOTA: 9/10

3 comentarios:

Mike Lee dijo...

Totalmente de acuerdo. Como te decía, me ha sorprendido un montón, una película muy equilibrada y divertidísima.
¿Qué te pareció la banda sonora?

¡Saludos!

Jerusalem dijo...

Yo me quede en la segunda, la tercera no la llegue a ver. Esta cuarta me la apunto para un futuro.

Yota dijo...

Gracias por los coments!

Mike: La banda sonora, pues ni fu ni fa, no acabo de pillarle el punto al gianchino ese.

Jerusalem: Pues pasa de la tercera, que es innecesaria.