jueves, enero 12, 2012

PUNISHER: EL DIABLO POR LOS CUERNOS


Hola amigos últimamente habréis notado (o no XD) una ausencia importante de reseñas en el blog, no será por falta de material ni mucho menos, pero entre que la actualidad manda y que en la última semana he terminado cinco temporadas de distintas series pues claro hay que ir sacando todo lo que está en cartera. Así que hoy vuelven las reseñas, pero no las convencionales, sino las enmarcadas en la sub-sección “Grandes Tebeos”, donde hablo de números sueltos de series regulares.

La historia que toca hoy “El Diablo por los Cuernos” pertenece al Punisher nº 3 del año 2000, se trataba del tercer episodio de la maxiserie de doce números de la línea Marvel Knights realizado por Garth Ennis y Steve Dillon que sirvió para devolver al personaje la grandeza que tuvo durante buena parte de los años noventa. Sin venir a cuento con este episodio me encantó como Ennis solventó todo el asunto de los ángeles vengadores donde se movió el personaje durante dos miniseries, se sirvió de una simple frase.

“Durante un tiempo trabajé del lado de los ángeles, no funcionó”

Simplemente genial. En este episodio publicado en España en junio del año del 2001 Ennis enfrenta a Castle con su viejo conocido Matt Murdock alias Daredevil. El caso es el siguiente resulta que en la trama general de aquella maxiserie Punisher se la tiene jurada a la familia Gnucci y pretende acabar con uno de sus miembros justo a la entrada del juicio con un balazo a distancia, pero los abogados del patán son Nelson y Murdock con lo que Punisher ya cuenta con enfrentarse al cuernecitos.

Garth Ennis demuestra en solo unas páginas que conoce perfectamente la relación que hay entre los dos personajes. Daredevil considera que Punisher es poco menos que el mal encarnado, un psicópata que hay que encerrar a toda costa; y Punisher ve a DD como un grano en el culo pero no como el enemigo por eso nunca ha tratado de cargárselo en serio.

Así que DD cae en una trampa tendida por Punsiher porque sabe que en combate cuerpo a cuerpo no tiene ninguna posibilidad y nunca la ha tenido. Se las apaña para noquear a DD y este despierta encadenado a una columna y con el dedo en el gatillo de una pistola con una sola bala apuntando a Frank que tiene fijada la mira de su rifle de francotirador en el objetivo. Por lo tanto tiene dos opciones: disparar a Frank y convertirse en el asesino que tanto condena o dejar que mate a su cliente y cargar con la culpa de poder haberlo evitado.

Todo esto se entiende mejor con el siguiente diálogo.

Punisher: “Si no disparas tendrás una muerte en tu conciencia. Una muerte que podrías haber evitado. Si disparas eres un asesino”

Daredevil: ¿Qué clase de elección es esa…..?

Punisher: “La que tomo cada vez que aprieto el gatillo…”

Finalmente DD aprieta el gatillo pero el arma está descargada. Punisher acaba noqueandolo y diciendo “Déjame lo de matar a mi”. La dualidad de los personajes está manejada de manera brillante en mi opinión.

3 comentarios:

Fer1980 dijo...

En ese número Ennis demostro que ni conocia quien era DD ni le importaba lo más minimo, solo queria demostrar algo, y lo hizó claro, eso si a costa de destrozar totalmente la esencia de un personaje.

Jerusalem dijo...

Muy grande toda esta maxiserie de Punisher. En este número que comentas en concreto se ve que de todos los supers parece que DD es al que más respeto tiene Ennis, cosa que más o menos se confirmó con el final de Punisher VS universo Marvel o la saga la conjura de los necios.

Yota dijo...

Hombre yo creo que si le conocía, además en la época de miller creo que ya empuñó DD una pistola.

Jerusalem: Fue la hostia, a ver si la releo porque lo merece. Tengo pendiente de leer esa historai, a ver si me hago con el tomo.