domingo, febrero 05, 2012

A LOOK TO THE 80´S IX: Warlock el Brujo (1989)



Hola amiguitos bienvenidos un domingo más a una nueva entrega de “A Look to the 80´s” la sección de Los Archivos de Typhares dedicada a al cine de hace treinta años, cine mágico y especial para la mayoría de cinéfilos de mi generación por tener una efervescencia de ideas que sólo reñía con la escasez de medios de la mayoría de las producciones.

Realizar esta sección esta siendo una sucesión continúa de sorpresas, algunas agradables y otras no tanto, casi podría decir que se van alternando en plan “peli buena, peli mala” y es que antes de escribir la correspondiente reseña vuelvo a ver las películas para que el factor nostalgia afecte lo menos posible.

Hoy voy a hablar de “Warlock el Brujo” producción de 1989 que entraría dentro de la categoría de película mala de esas que recordabas totalmente distinta de cuando la veías por primera vez siendo un niño. Dirigida por el interesante Steve Miner, autor de varias películas destacables como “Eternamente Joven” o “House, una Casa Alucinante”, nos trae la siguiente historia.

En el siglo XVI, las atormentadas tierras de Inglaterra están siendo devastadas por la brujería del poderoso Warlock hasta que por fin consiguen atraparlo, cuando están a punto de atraparlo, este consigue escapar y viajar trescientos años en el futuro, pero no lo hará solo pues Redferne (un cazador de brujas) le seguirá por el tiempo para atraparlo.

Así que estamos en los años ochenta donde un rubiales descalzo vestido de cuero (Julian Sands, conocido por Warlock y poco más XD) debe reunir los fragmentos del grimorio para averiguar el verdadero nombre de Satán y así que el infienno tal y como lo conocemos se cebe sobre la humanidad. Warlock sembrará el pánico allá por donde pase y una de sus víctimas será una adolescente a la que arrebatará su juventud, redoble de tambores porque la adolescente es Lori Singer, si amigos, la de Fama.

Antes de ponerme a echar más mierda diré que la película tiene algo verdaderamente bueno que es la banda sonora instrumental de Jerry Goldsmith que por momentos pone los pelos verdaderamente de punta. De todas formas siendo escrupulosos, la película se deja ver, tiene un argumento puramente funcional y entretiene más o menos, pero me fastidian muchas cosas absurdas.

Por ejemplo, supuestamente es una película de terror, pero perfectamente podría pasar para todos los públicos porque no asusta en ningún momento, Julian Sands tiene el porte para hacer cabronazo acojonante pero no se le ha sabido sacar partido, a la hora de caracterizar a los personajes han puesto más interés en la parte cómica de ver como Redferne se asusta o sorprende con la tecnología de los años ochenta, sin embargo el brujo se mueve como Pedro por su casa e incluso sabe manejar videojuegos.

Otra cosa que me ha fastidiado en mayor o menor medida, es el gore disimulado o velado que hay en toda la película, supuestamente el tipo es un despiadado brujo que le corta a un tipo un dedo a lo bruto y se ve claramente como le clava el cuchillo pero del muñón no sale ni una gota de sangre, luego le arranca la lengua de un bocado y tampoco hay sangre, se menciona a un niño despellajado y tampoco hay sangre! Y es que esto último de matar niños siempre ha sido algo bastante velado en el cine hasta Mimic si no me equivoco.

Curiosona pero mediocre a más no poder, pero gozó de gran éxito, tuvo dos secuelas, un videojuego y recientemente una colección de cómics.


1 comentario:

Kikedck dijo...

Creo que me suena de haberla visto por el videoclub pero no la vi.