jueves, febrero 16, 2012

THE WIRE T.5 EL FIN JUSTIFICA LOS MEDIOS



San seacabó. La semana pasada me enfrenté a uno de esos momentos duros en la vida de todo adicto a las series de televisión que se precie: acabar con una serie de la que sabes que no hay más temporadas, que ya se terminaron las historias de unos personajes a los que has seguido durante años. Bueno esto último de manera relativa, porque me he tragado las cinco temporadas de The Wire a lo largo de un año, poco a poco, para disfrutarla más.

Encontrar un sustituto a The Wire se me antoja ahora mismo imposible, y más cuando la serie la he visto al segundo intento, porque hace ya un lustro me puse con ella y no pasé del tercer capítulo, quizás fuera más inmaduro, quizás buscaba otras cosas pero no me deje atrapar por la densidad de sus tramas, por la autenticidad de sus personajes, no me dejé atrapar por Baltimore.

Baltimore es la clave, durante este año me he sentido como un vecino más de esta ciudad decadente atrapada por el tráfico de drogas y llena de personas carismáticas en uno u otro bando. Normalmente de todas las ciudades se dice que están divididas por una línea imaginaría que separa el bien del mal, en Baltimore dicha línea no existe y todos están atrapados en el mal, lo que cuenta es lo que se hace para salir de él o vivir con él para siempre. Ahí está el gran Bubbles que por fin verá algo de luz y Omar que se ha ganado para siempre un puesto en mi panteón de personajes televisivos preferidos.

Además de la labor policial (en las últimas temporadas centradas en atrapar a Marlow, fiel recogedor del testigo de Barsdale) siempre ha habido otro tema: la política, el sistema educativo, los muelles y los sindicatos. Pues bien para el final David Simon se ha guardado el tema que mejor conoce como es el mundo del periodismo y más en concreto del Baltimore Sun, donde trabajó muchos años. Escenario que es representado con realismo y crudeza, afectados por una crisis económica es más importante centrarse en el amarillismo apoyado de los medios y en las tiradas de ejemplares que en mostrar de manera veraz la realidad de Baltimore.

Volvemos al tema policial que al fin y al cabo es de lo que iba esto, Jimmy McNulthy es más Jimmy McNulthy de lo que ha sido nunca, le pese quien le pese y haciendo gala del subtítulo de esta entrada “el fin justifica los medios” estará dispuesto a atrapar a Marlow haciendo lo que haga falta, aunque sea faltar a sus principios como policía, aunque eso pueda acabar con su carrera y con la de alguno de sus allegados.

Porque amigos la coincidencia de la crisis económica representada en esta última tanda de episodios con la que vivimos actualmente es casi poética. Un sistema judicial afectado por una deuda que merma el número de efectivos, los equipos técnicos para llevar a cabo vigilancias eficaces o pagar las horas extras necesarias, con estos mimbres Marlow y la droga marchan a sus anchas y el bueno de Jimmy tiene que hacer algo, por muy ilegal que sea.

Escalofriante me ha parecido también como la unión de un fallo burocrático, las aspiraciones políticas de unos pocos y un puñado de abogados sin escrúpulos pueden echar por tierra horas y horas de según palabras de Freemon “puto trabajo policial”, pero amigos así es el mundo en el que vivimos y The Wire nos lo ha enseñado.

El último episodio en una obra maestra de la síntesis de argumentos y el final lejos de ser un montón bombos, platillos y fuegos de artificio nos muestra la conclusión lógica de todas las tramas, los minutos finales son para echar la lágrimita y recordar a personajes como los sindicalistas de la segunda temporada o los chavales de la segunda.

Ahora a leerme The Corner.

NOTA: 9/10

3 comentarios:

guevillos dijo...

le puedes echar un ojo tb a la miniserie the corner o a tremé, esta ultima bastante alejada de the wire, pero con algunos puntos en comun que te podrian llegar a gustar.

no recuerdo si has comentado haber visto the shield

charlie furilo dijo...

Puta obra maestra. Yo sentí lo mismo cuando la termine. Fue un momento realmente triste darte cuenta de que algo tan jodidamente bueno terminaba y tampoco veía posible encontrar un sustituto a la altura. Menos mal que me tope con Breaking Bad...que me ha proporcionado Muchos momentos a la altura de los que me dio The Wire.

Saludos

Yota dijo...

Gracias por los comentarios!

Guevillos: The Corner la tengo a la espera y ahora mismo estoy bajando Treme, en cuanto termine alguna de las temporadas que tengo en proceso me pondré con ella.

Sobre The Shield si que la he visto enterita y está en mi top cinco de series televisivas

Charlie: Es que pocas veces se habrá podido ver tal genialidad en la televisión. Puta Obra Maestra como bien dices.