viernes, marzo 09, 2012

JUSTICE LEAGUE DOOM: Adaptando Torre de Babel.


Lo primero de todo es reconocer la gran labor que ha hecho Dwayne McDuffie en el universo animado de DC (que le da mil vueltas al del cine) ya que esta fue la última producción en la que trabajó antes de su prematura y triste muerte. Con Justice League Doom son trece las películas animadas realizadas bajo el nombre “DC Universe” a la espera de la ya anunciada y prometedora “Superman VS The Elite” y de que algún día cumplan su promesa y realicen la eternamente postergada Teen Titans: The Judas Contract.

JLD está basada en la historia Torre de Babel escrita por Mark Waid y dibujada por Howard Porter (hay guiños a los autores en los nombres de varios agentes de policía) donde R´has Al Ghul eliminaba el lenguaje oral y escrito de todos los receptores cerebrales de todos los seres del planeta creando el caos de paso. Para conseguir este plan ponía en jaque a toda la JLA usando unos protocolos de seguridad ideados por Batman en caso de que algún héroe se volviese loco o fuese poseído.

Pero las semejanzas se acaban aquí, el grupo que aquí se reúne para luchar contra la Escalera de Color está formada por Batman, Superman, Wonder WOman, Detective Marciano, Flash (Barry Allen en lugar de Wally West), Linterna Verde (Hal Jordan y no Kyle Rayner) y por último Cyborg. Se nota que han querido equiparar el grupo a la alineación de la serie de Johns y Jim Lee más que mantener algo de fidelidad.

El villano para la ocasión será Vandal Savage que querrá devolver al mundo a la Edad Media privándolo de toda tecnología, no diré cómo. Aunque se ayudará de un nutrido grupo de villanos formado por Star Saphire, Amo de los Espejos, Cheeta, Metallo, Bane (que creo que es la primera vez que le veo en versión animada) y un marciano llamado Ma´alefa ´ak, que se hacen llamar Legion of Doom.

Sorpresivamente la película dura casi ochenta minutos, lo que es de agradecer porque da tiempo a desarrollar todas las situaciones mucho mejor. El debate sobre la violación de la confianza y la privacidad por parte de Batman sobre el resto de los miembros de la Liga no llega a la profundidad o el dramatismo que tuvo en las viñetas pero está muy conseguido y hay buenos piques entre personajes, con las voces de doblaje de los siempre geniales Kevin Conroy y Nathan Fillion.

El borrón y gordo además, estaría en la factura técnica, la animación es la más pobre que ha tenido hasta ahora una película de DC, con algunos diseños pobres y poco definidos y unos planos de acción que a veces avanzan un poco a trompicones, de todas formas le sigue dando mil vueltas a Marvel.

NOTA: 8/10

No hay comentarios: