viernes, marzo 16, 2012

LOS MUERTOS VIVIENTES: ENCONTRARNOS A NOSOTROS MISMOS


Lo que son las cosas. Cada vez que sale un nuevo tomo de Los Muertos Vivientes y me lo compro pasa automáticamente a la primera posición de lecturas pendientes sin importar lo más mínimo todo lo que tenga por leer. Los Muertos Vivientes son lo primero y punto. Seis números USA que se leen con avidez y en un santiamén dado el ritmo pausado que suelen imprimir Kirkman en su niña mimada y por primera vez tengo que decir que una vez terminado este décimo quinto que NO ME HA GUSTADO.

Bueno tengo que matizar. No me ha gustado tanto como me han gustado los demás, cierto es que bajones tienen todas las series y ésta no es una excepción, no puede mantenerse en un nivel tan alto durante los casi 100 números USA que lleva en el mercado, pero si que hay que decir que en los últimos volúmenes no ha pasado gran cosa, el anterior parecía que volvían a remontar el vuelo y a todos se nos atragantó la papilla cuando aparentemente le volaron la cabeza a Carl.

SPOILERS DEL TOMO QUINCE DESDE AQUÍ

Este truco estuvo muy mal por parte del guionista, parecía que se había atrevido a acabar con el motor que mantenía con vida a Rick, con esa doble Splash Page que dejó a todo el mundo paralizado, luego no se si porque Charlie Adlard se pasó dibujando con demasiado detalle o bien porque Kirkman se echó para atrás (voto por lo segundo) al final parece que no ha tenido consecuencias, en este tomo ese disparo seguirá teniendo protagonismo y Carl despertará y veremos las consecuencias, que finalmente no son tantas.

Puede que esto parezca una tontería pero a mi me ha hecho perder un poquito de fe en la batuta de Kirkman quien parece que tenía todo atado y planificado, pues con este volumen me da la sensación de que ya no tiene ideas o que está atascado. Sigue habiendo diálogos jodidamente bueno y los personajes están muy bien caracterizados y no es difícil imaginar que bajo presión muchos podrían comportarse así.

Pero no se, ni siquiera el momento de tensión entre los primeros habitantes de la villa y Rick y los suyos ha conseguido hacer que me mordiera las uñas y pasase las páginas a toda felicidad, igual también estoy influenciado por la pésima serie de televisión donde nunca pasa nada, aunque los tempos narrativos son totalmente distintos en las viñetas que en la pequeña pantalla.

La última página me parece incluso forzada, de repente surge algo entre dos personajes, ese beso con Andrea traiciona toda la motivación de Rick, antes lo importante era proteger a Carl, ahora ya se preocupa de su propia felicidad, solo es un beso, fruto de un momento de necesidad, pero de verdad que espero que la serie remonte. No pienso dejarla ni mucho menos, pero como la calidad del siguiente tomo no mejore el recuerdo de esos excelentes 80 primeros números puede verse seriamente emborronado.

NOTA: 5/10

6 comentarios:

Txiki dijo...

Totalmente de acuerdo contigo tio, número flojo, pero ¿y si es la calma antes del Tsunami? ... vamos a ver el siguiente ...

Yota dijo...

Gracias por el comentario!

Y según estoy leyendo por ahí, es una opinión generalizada. Una pena desde luego...

Anónimo dijo...

Para mí que Kirkman se ha instalado en una fórmula o directamente se le han acabado las ideas. Los últimos números se reducen al siguiente esquema:

1. Rick y los demás se encuentran a un grupo de supervivientes, en apariencia pacíficos, pero que están aún más jodidos que ellos; se establecen en lo que parece un lugar seguro y la cosa funciona durante un tiempo, hasta que las tensiones dentro de la comunidad y/o la locura de su líder hacen que todos se líen a tiros entre ellos y los caminantes aprovechen el caos reinante y que nadie está vigilando las puertas del refugio para cargarse a todo bicho viviente; (véase la granja de Herschell, la prisión, Woodbury, Arcadia)...

2. Después de la catástrofe, Rick y los suyos se echan a la carretera de nuevo en busca de un lugar seguro donde poder establecerse, hasta que encuentran a un grupo de supervivientes, en apariencia pacíficos, que...

3. Repetir el proceso otra vez.

Hay una razón por la que nadie ha hecho lo que propone Kirkman en su cómic, (la historia de zombies que sigue y sigue sin un final a la vista), y es que no funciona. No puede funcionar porque tarde o temprano el autor termina por estancarse o se le acaban las ideas, como a nuestro amigo barbudo.

Romero lo sabía. Snyder lo sabía. Boyle lo sabía. Todos lo sabemos.

No hay evolución. No hay progresión.

Simplemente. No. Funciona.

Por eso todas las pelis de zombies acaban con un final abierto, o con una escena en las que los protagonistas lo tienen crudo para salir con vida, porque la brillantez de este concepto es también su mayor obstáculo: la rapidez con la que llega el desastre y la imposibilidad de vencer a un enemigo tan numeroso e incansable. Me temo que Kirkman se ha metido él solito en un pozo del que tiene difícil salida, (chiste sobre The Walking Dead patrocinado por La Sexta XD)...

Yota dijo...

Gracias por tú largo y excelente comentario.

Razón no te falta, y aunque la serie se mueve con ese esquema, no encuentro que sea necesariamente malo.

Me explico, el motor principal son los personajes y aunque nos mola ver escenas bestias y gores de matanzas y acción, The Walking Dead efectivamente no va de eso.

Disfrutamos con los protagonistas y con una obsesión casi sádica disfrutamos aún más de como son puteados, y si no no me explico como todo el mundo acabó tan encantado con el tomo ocho "nacidos para sufrir".

El problema viene, en que se llega a un punto donde no puedes joder más a alguien porque ya no tiene nada que perder, y ahí es donde centro mi post en lo que pasa con Carl, que parece que si, pero luego no.

The Korinthian dijo...

Yota, te contradices...Dices que lo que mola es cómo las cosas afectan a los personajes y cómo evolucionan, y al mismo tiempo en este tomo que es uno de los más introspectivos, sobre todo para Rick, con cambios importantes en su manera de ver las cosas...dices que es de los más flojos para tí.

Para mí que lo único que es cool para mucha gente son las masacres y las mordeduras, y de eso no va la serie...

Personajes y tensión por el qué pasará son las señas de la serie, y lo siguen siendo.
Otra cosa es que se tenga la sensación en un determinado punto de que no hay más impacto original en la lectura (algo normal tras tantos números), pero creo que es algo muy subjetivo, y no achacable al creador, sino al punto de vista del lector..

Yota dijo...

Gracias por el comentario.

No obstante, si recuerdas anteriores reseñas en mi blog de anteriores tomos, siempre elogie la forma que tenía Kirkman de engancharnos a su serie con la casi ausencia total de zombis y acción.

Pero creo que desde el disparo a Carl, Kirkman ha dado algún tumbo, esperemos que se enderezca.

No obstante, no es el primer bache o cabo suelto de la serie, solo hay que recordar ese sub-argumento que comenzó sobre que todos los que morían volvían a la vida independientemente de que su muerte hubiera sido causada por un zombi.

Igual lo retoma, pero vamos han pasado cuatro años de eso.