lunes, abril 16, 2012

SPIDER-MAN: ¡FELIZ CUMPLEAÑOS!


Ya queda poco para que Panini termine de editar la mejor parte de la etapa de Strazcynski en The Amazing Spider-Man en su fastuoso formato del coleccionable Héroes Marvel, que desde aquí vuelvo a hacer hincapié en que espero que regrese, y lo hace con un tomo bastante relajado con muchas historias pequeñas pero que sirve para dar una visión general de lo bien que tomó el pulso JMS al personaje, ains Joe parece que lo del Trepamuros fue flor de un día viendo tus trabajos siguientes.

Así que vamos a dar un repaso general a las directrices sobre las que se han asentado sus tramas y lo que podemos encontrar en este volumen. Para empezar, JMS quería devolver protagonismo a la vida de civil de Peter Parker, hacerlo madurar y evolucionar y vaya si lo hizo, gracias a él Peter daba la sensación de ser un maduro treintañero que se enfrenta todos los días al mayor peligro de su carrera: ser profesor y enseñar química a un puñado de mocosos.

En la primera historia de dos números, Peter (y por ende Spider-Man) se involucrará con una niña que supone un triste ejemplo de algo que se ve todos los días: tener un potencial enorme pero carecer de la oportunidad para explotarlo, con momentos ciertamente emotivos sobre las consecuencias que tiene encerrar a un chorizo de tres al cuarto que tiene a una familia detrás depende de él que se alternan con otros delirantes como el enfrentamiento de Peter con la administrativa de turno, además del regreso de Ezequiel.

La segunda historia da en parte título a este volumen y a mi es la que me ha dejado más frío, coprotagonizada por el Doctor Extraño, Cíclope (que pasaba por ahí), Los 4 Fantásticos, Iron Man y Capitán América; estos héroes junto a Spidey deberán enfrentarse a la amenaza de Dormammu y los Sin Mente en una aventura que mezcla viajes espacio-temporales y demás zarandajas. La verdad es que lo único destacable son las páginas dibujadas por John Romita Sr, donde Peter habla con un personaje que llevábamos años (y décadas) sin ver y por las pistas que seguía dando el guionista sobre un proyecto del Doc que nunca llegó a ver la luz (y la Limited Strange de Brandon Peterson no cuenta)

El tomo lo cierran dos historias autoconclusivas, la primera de ellas está protagonizada por la Tía May y sus misteriosos paseos de los sábados, una buena oportunidad para ahondar en los sentimientos y temores de este personaje que a posteriori (véase One More Day) definió la trayectoria de Spider-Man y terminamos con un episodio delicioso donde debuta un sastre para superhéroes (¿copiaría de aquí Robert Kirkman la idea para Invencible o sería al revés?) en una historia de lo más simpática que no deja de ser una vuelta de tuerca a lo de “Un gran poder conlleva una gran personalidad”.

Y esta frase del modisto que es para el recuerdo.

“A Thor le gusta leer revistas de boda y de jardinería, así que o es un tipo muy sensible o el martillo le cuelga más por la izquierda que por la derecha”.

NOTA: 8/10

2 comentarios:

Jerusalem dijo...

La frase del martillo reconozco que la digo de vez en cuando.

Yota dijo...

Jerusalem: jajaja, pero en que contexto colega? XD

Lo cierto es que da juego.