sábado, mayo 12, 2012

BATMAN: EL CABALLERO DE LA VENGANZA



Flashpoint ha sido un puto desastre tanto en su miniserie principal como especialmente en la docena de especiales y limiteds a modo de Tie-In, como muchos sabréis se tuvieron que hacer fuera de sus series regulares por equipos creativos de emergencia en su mayoría formados por muchos dibujantes y editores en la labor de guionistas y con una morralla de artistas mediocres o novatos para que ilustrasen algo parecido a una historia, pocos se salvan de la criba y ECC ha hecho bien en dejar inéditos la mayoría. Pero como en todos los desiertos, siempre hay un oasis.

Así llegamos a Batman: El Caballero de la Venganza, una miniserie de tres episodios escrita por Brian Azzarello y dibujada por Eduardo Risso, exitoso tándem de 100 Balas o Batman: Ciudad Rota entre otras cosas, si bien su primera historia del Señor de la Noche fue rarita y el resultado se me antojó un tanto irregular, una vez leída lo primero que se me ocurre es que han hecho trampa. Esto no es una historia de Flashpoint, es un elseworlds de los de toda la vida y lo han maquillado.

Es cierto que este Batman es Thomas Wayne en lugar de Bruce, pero quitando eso se da de hostias con la cutre-continuidad establecida para el universo donde Flash la lía parda. Otro punto negativo por lo tanto para DC por querer engañarnos a todos, ya dejando de lado este irrelevante detalle nos encontramos con una entretenida historia que se lee en poco menos de diez minutos que una vez digerida es olvidada con la misma facilidad.

Tenemos a Batman que debe investigar el secuestro de los hijos de James Gordon que han sido capturados por una versión bastante retorcida del Joker cuya personalidad hay que dar las gracias más al talante interpretativo de Heath Ledger en The Dark Knight que a la contrastada habilidad de Azzarello con la pluma, para colmo Risso lo dibuja prácticamente igual, su sonrisa roja ocultando una cicatriz, su vestuario…

Hay breves apariciones de Killer Croc y de El Pingüino y hace gala de una violencia tan innecesaria como la que no cuesta ver en el Nuevo Universo DC y no es que me desagrade ni mucho menos, es que está puesta ahí para provocar, para llamar la atención en plan “eh tú chavalín, mira como mola el Nuevo Universo DC” no tiene ningún fin, no sirve para contar mejor la historia, es sangre y poco más.

La resolución del secuestro impacta hasta cierto punto (muy peliculera) así como la identidad de este Joker, de todas formas si a alguien le apetece saber más se tendrá que joder porque como he dicho poco o nada tiene que ver con Flashpoint y lo contado en la historia de Johns y Kubert difícilmente encaja con lo narrado aquí.

NOTA: 6/10

2 comentarios:

Jerusalem dijo...

A mi Flash Point me gustó mucho. No es nada del otro mundo pero comparado con Fear Itself me pareció muy superior. La serie principal me entretuvo y esta de Batman me encantó. En lo que conicido contigo es que las demás miniseries del evento era morralla total.

Yota dijo...

Gracias por el coment.

A posteriori, me ha acabado gustando mucho más Flashpoint también, a mi sin embargo este tie-in creo que busca ser provocador sin más.