sábado, mayo 05, 2012

A LOOK TO THE 80´S XIII: Bad Roses (1989)


Hola amigos bienvenidos a una nueva entrega de A Look to the 80´s, hoy vamos con una auténtica hija de su tiempo, una película macarra y cutre como ella sola que no había visto desde hace veinte años en un pase de madrugada de Telemadrid donde compartió protagonismo con otra joya que revistaremos en breve: Critters.

En esta ocasión el turno es para la cinta canadiense “Black Roses”, un auténtico bodrio al que le tengo mucho cariño (y eso que me pareció cutre en su momento) porque fue una de las primeras películas que vi con un fuerte contenido musical, rockero para ser más exacto y es que “Black Roses” no puede empezar mejor con una actuación de la banda que da nombre a la cinta interpretando el tema “Me Against the World” de Lizzy Borden.

Su director John Fassano volvió a reincidir en la misma temática que en su anterior filme “Rock N´Roll Nightmare” donde al igual que en Black Roses se difundía un mensaje bastante repugnante e ignorante que versaba sobre el papel adoctrinador que tenía el Heavy Metal sobre la gente joven y como no quiero convertir este post en un alegato sobre lo contrario y las virtudes de la música que amo mejor me vuelvo a centrar en este cagarro.

La acción se sitúa en un pueblo de esos de casas bajas, sheriff y un único instituto tan habituales de la América profunda, en ese pueblucho están todos como locos para bien o para mal ya que los Black Roses van a dar una serie de cuatro conciertos en exclusiva como inicio de su gira. Aquí ya empiezan las contradicciones porque no paran de repetir que el grupo nunca había tocado fuera de un estudio de grabación y ejem, la película empieza con un concierto suyo.

Y sí. No es que los músicos estén influenciados por Satán, es que directamente son diablos, pero diablos tan cutres, tan mal maquillados que el abuso que se da aquí del látex y del maquillaje barato me dan ganas de vomitar, pero la peli llega a niveles de absurdo estratosféricos a la par que fascinantes con todo tipo de asesinatos por parte de los adolescentes poseídos, a cada cual más cafre y sádico. Además el director nos ofrece una buena colección de tetas en escenas totalmente gratuitas, me encanta la de la chica a la que no se le ve la cara, va delante del espejo, se baja el corsé y empieza a masajearse los pezones… pezones enormes por cierto, de esos en los que se puede sintonizar el larguero deportivo y todo.

Las peleas son de guasa, hay un momento en que una cucaracha gigante de goma sale de un bafle y se zampa al padre de un fan ¡impagable! Y la tipa en top less que se convierte en una especie de avestruz deforme y mutante no tiene parangón.

Lo mejor no obstante es la gran banda sonora de la película con canciones originales de Lizzy Borden y de otras bandas como los geniales King Kobra, Riot, Bad Tango o David Michael-Philipps.


2 comentarios:

Anónimo dijo...

Que mala es la pelicula.. no me acordaba hasta que lo he leido de lo de la tia que se masajea los pezones.. XD

Y me ha encantado la frase: de un pueblo con casas bajas. Como tiene que ser un pueblo.

Yota dijo...

gracias por el coment!

Es que esa escena... todavía le busco el sentido la verdad. Jajaja, pues fijate que en eso también coincidimos.