viernes, mayo 25, 2012

A LOOK TO THE 80´S XIV: Carretera Al Infierno (1986)


Hola amigos bienvenidos a una nueva entrega de “A Look to the 80´s”. La película protagonista de hoy es “Carretera al Infierno”, filme que para variar no había visto desde hace unos quince años y que a diferencia de un buen número de entregas ya publicadas de esta sección aguanta muy bien el paso del tiempo. Película que por cierto contó con un innecesario remake hace un lustro protagonizado por Sean Bean y años antes incluso una secuela directa al mercado de DVD.

Esta efectiva cinta de Robert Harmon de apenas noventa minutos va directa al grano, todo comienza con un jovencísimo C. Thomas Howell que se gana la vida llevando coches de un estado a otro (sí, ese trabajo existe) y en una abandonada carretera de Texas se topa con Rutger Hauer y joder, el menda acojona desde el primer momento con esa mirada fría y vacía como el hielo. Hauer interpreta a un autoestopista anónimo, de pocas palabras que provoca al prota el deseo de cumplir un dicho de su madre “nunca recojas a un extraño”.

Pues bien, la premisa es simple, Hauer se declara a si mismo con un asesino que mata porque si, porque le gusta, alguien le recoge, se lo carga y vuelta a empezar. No destripo nada si digo que en el minuto cinco el prota se ha librado “aparentemente” de la amenaza, pero claro si esta fuera toda la chicha de la película, menuda gracia. No amigos, con un irracional empeño Hauer perseguirá a Howell ya no sólo con la intención de acabar con su vida, sino algo mucho peor, dejarle vivir pero convirtiéndola en un infierno pues le inculpa de un buen número de asesinatos y siembra el camino de pistas falsas para que la policía de con él.

Además todo se complicará con la inclusión de una mujer en la trama, la ahora famosa Jennifer Jason Leigh repetía compañero de reparto con Rutger Hauer, al que se folló pero bien en Los Señores del Acero, aquí para desgracia de todos no enseña tanta chicha como en el peliculón de Paul Verhoeven (próximamente aquí) de todas formas su papel tiene un desenlace entre interesante e inesperado.

Hija de su tiempo, Carretera al Infierno no es más que otro ejemplo del cine de Slashers adolescentes y psycho killers que pobló los ochenta cosa mala. Su director usó los escasos medios que tuvo de manera sobresaliente, así los desamparados y desérticos decorados de Texas sirven para aumentar la sensación de angustia e indefensión del protagonista y es que si me apuran casi que lo más acojona es eso de lo que algunas películas se han mofado no sin razón que es “la ausencia de un motivo o propósito” y es que muchas veces la incomprensión ante cosas que para nosotros no tienen una explicación aparente puede ser tan terrorífica como que te apunten con una pistola directamente en la frente.

Lo dicho. Una correcta mezcla entre Road Movie y Psychokiller bastante olvidable pero que me ha proporcionado un entretenido revisionado.

2 comentarios:

Harry dijo...

Que grande! haber si me la descargo y te vuelvo a comentar jaja

Yota dijo...

Gracias por el coment!

Harry: Pues ya tardas bastardo!