jueves, junio 07, 2012

LOS VENGADORES: LA CRUZADA DE LOS NIÑOS



Hace unos años, creo que poco después de Dinastía de M, debutó en Marvel una serie llamada Jóvenes Vengadores, bajo este nombre que a priori me resultaba absurdo se encontró una de las mayores sorpresas de la época. Allan Heinberg y Jimmy Cheung crearon una de las series más frescas, divertidas, sorprendentes y con mejores diálogos de cuantas había leído en muchos años.

Poco a poco quede encandilado de todos y cada uno de los personajes, todos a su manera vinculados a vengadores como La Bruja Escarlata, La Visión, el Capitán Marvel o el Hombre Hormiga. Por desgracia esta primera aventura sólo aguantó doce números debido a los compromisos de Heinberg con la serie de TV Anatomía de Grey y a que Jimmy Cheung no es un artista veloz que digamos.

Tras la maxiserie, algunos miembros aparecieron en Poderosos Vengadores y compartieron además sendas miniseries con otros adolescentes de moda: Los Runaways. Otra miniserie de seis números con capítulos independientes para sus distintos miembros y por fin llegó La Cruzada de los Niños.

Planteada como limited series de nueve números bimensuales para que Cheung pudiera cumplir con todos ellos, el titulo no puede ser más adecuado pues estos críos (por muchos poderes que tengan no dejan de serlo) se embarcaran en una aventura de la que no todos volverán y es que ni más ni menos irán a buscar a la Bruja Escarlata.

ATENCIÓN SPOILERS.

Lo primero que tengo que decir es que esperaba algo más, es una muy buena historia, pero por un par de motivos que indicaré al final el resultado no ha sido todo lo redondo que me habría gustado.

Lo mejor sin duda la relación entre Hulkling y Wiccan, jóvenes menores de edad y homosexuales, el realismo con que Heinberg describe la pasión y compromiso que hay entre ellos ha derramado ríos de tinta entre los sectores más conservadores, fascistas y en general subnormales de la sociedad. Pues bien, Wiccan dispuesto a hacer lo que sea por encontrar a su madre y Hulkling apoyándolo pese a que no cree que sea una buena idea por el peligro que conlleva y porque para él la seguridad y bienestar de su pareja lo es TODO.

El resto de personajes no va a la zaga porque pueda que sean un equipo de no tan aspirantes a superhéroes, pero sobre todo son amigos y eso se nota porque como dice el dicho “aunque te falle la suerte, amigos hasta la muerte”. Recibirán además la ayuda inesperada y no tan inesperada a la vez de Magneto, abuelo de dos de los implicados no lo olvidemos.

Así comienza una epopeya llena de aventuras y acción principalmente desarrollada en Latveria, allí se darán de leches La Patrulla X y los Vengadores, aunque las alineaciones de ambos grupos tienen un par de errores de continuidad con los eventos que en ambas franquicias se estaban desarrollando… pero ya sabemos que en Marvel hay autores que pueden hacer lo que les de la gana, mientras que otros sólo se topan con pegas de los mandamases. Por cierto que también estarán por ahí X-Factor y me encanta como Heinberg describe al grupo, uno de sus miembros verá alterado su estado tras esta miniserie, pero como deje de seguir X-Factor hace un par de años no se si verá reflejado.

Una historia ciertamente adictiva, con buenos momentos, grandes cliffhangers y mucha emotividad pero que se ve truncada porque lo que ha sido el motor del Universo Marvel desde hace una década: Dinastía de M y la perdida instantánea de los poderes de millones de muntantes, este hecho que fue desencadenado por un momento de debilidad e infinita tristeza de Wanda, aquí queda retocado y sin venir muy a cuento se nos dice que en realidad fue una treta del Doctor Muerte que manipuló a Wanda para que dijera aquello de “No More Mutants.”… hecho que dificilmente encaja con la historia pasada reciente de Victor Von Muerte.

Creo que Heimberg ha meado fuera del tiesto y este cambio en la historia realmente no aporta ni clarifica nada, tampoco me ha gustado la muerte de Estatura y el retorno de Scott Lang por mucho simbolismo que tenga, en fin, dos lunares bien gordos que empañan el resultado final.
Pero que nada de esto os haga pensar que no deseo más aventuras de los Jóvenes Vengadores, porque estos personajes lo valen.

NOTA: 6/10

2 comentarios:

Tomás Sendarrubias dijo...

Wiccan es lo mejor de la mini... y del grupo, la verdad. Yo tenía mucha ilusión puesta en La Cruzada de los Niños, y la verdad que me ha jodido bastante lo de meter de por medio a Muerte como malo maloso, cuando lo mejor que ha hecho Bendis posiblemente haya sido desquiciar a Wanda (y es mi vengadora favorita...) De todas formas me cuentan que no han hecho mucho caso de estas teorías de Heinberg, así que... a saber.

Yota dijo...

Gracias por el comentario Tom. En su día Avengers Dissasembled me parecio un cagarro, pero luego eso llevó a Dinastía de M que leída mes a mes no me gustó, ya en su conjunto sin embargo me empezó a encandilar, hasta la actualidad que la considero el mejor crossover de Marvel en lo que va de siglo.

Y sobre lo de Muerte, pues como ya dije, no parece que le hayan dado mucha importancia...