martes, junio 19, 2012

LOS JUEGOS DEL HAMBRE EPISODIO 2: EN LLAMAS


Puede que la calidad literaria de Suzanne Collins esté bastante en entredicho y que sus libros puedan ser calificados como mucho de noveluchas baratas, pero francamente esta mujer escribe de una manera clara y directa y con el objetivo en mente de entretener, no quiere dar clases magistrales de literatura, no pretende enseñar nada, no tiene la intención de aleccionar a nadie.

Hubo un premio nobel de literatura que mencionó que el último fin de un buen libro debe ser el de entretener, primero tiene que enseñar algo… en fin, él sabrá. Mi opinión desde luego no esa, cuando yo quiero entretenerme quiero entretenerme, si quiero aprender algo ya recurriré a las fuentes y autores adecuados.

Suelto este alegato porque ya estoy un poco cansado de tener que defender mis gustos ante gente que se cree mejor que yo por leer obras que están más aceptadas por la crítica o han recibido más premios, sobre todo porque es gente que sólo lee ciertas cosas cuando alguien le ha dicho que son buenas, nunca prueba nada por si mismo.

Sobre el libro hablaré de que me ha parecido y poco más porque entrar en profundidad en su trama sería bastante complicado sin entrar en el farragoso terreno de los spoilers, la trama arranca directamente donde finalizó la primera entrega con una situación política y social de Panem a punto de estallar por la original resolución de los 74º Juegos del hambre, que se saldaron con un resultado inédito hasta ese momento.

El presidente Snow se huele una revuelta a escala nacional y debe de recurrir a un as en la manga para atajar ese brote revolucionario que puede acabar con todo lo que ha construido ha golpe de opresión. Katniss es un personaje más oscuro, más decidido y más callado que en Los Juegos del Hambre.

El motor de esa segunda entrega será muy similar al visto en el primer libro, con la diferencia que los personajes ya saben lo que hay que hacer. Es una lectura entretenida pero se me antoja como un mero vehículo de transición a lo que será el colofón de esta nueva trilogía de culto, que tiene que bastante que ver con lo que dejan intuir con el final de los Juegos del Hambre.

Lo mejor de todo es la confusión reinante en el personaje principal, dicha sensación se transmite al lector y que nadie piense que a la autora se le ha ido la olla porque forma parte de su plan maestro para Panem.

Sigue siendo muy recomendable.

NOTA: 7/10

No hay comentarios: