jueves, septiembre 13, 2012

BLUE BLOODS T.1 MÁS ALLÁ DEL BIEN Y DEL MAL.



Blue Bloods es la última mier… digo serie a la que me he enganchado, este procedimental policial con severos tintes de drama familiar es relativamente nuevo pues acaba de finalizar en Estados Unidos su segunda temporada (que aún no he visto) y de momento parecer ir viento en popa y oigan por mi que no sea.

La serie es la historia de la conservadora familia Reagan (supongo que llamarles Kennedy habría sido demasiado cantoso) formada por Frank Reagan (interpretado por el robusto Tom Selleck) que es jefe de la policía de Nueva York, el inspector jefe Daniel Reagan (Donnie Whalberg, antiguo New Kid On The Block y hermano mayor de Mark), Jameson Reagan (por Will Estes) un policía novato que acaba de salir de la academia y por último tenemos a Erin Reagan-Boyle (Bridget Moynahan, un pivon) que hace de fiscal del distrito.

También hay un padre, antiguo ex – policía por supuesto, un montón de niños perfectos y un secundario de lujo como es Nicholas Turturro (de mi añorada Policías de Nueva York) que hace de instructor del joven Jameson.

No voy a decir que la serie es mala, porque no deja de ser un procedimental de manual con todos sus pros y contras pero que está endiabladamente bien hecho y se nota que han invertido pasta en él desde los exteriores pasando a la banda sonora de Mark Snow, todo un habitual del cine. Hablando de los exteriores, que en la serie se vea Nueva York en todo su esplendor fue el motivo principal que me llevó a engancharme a ella y mira que yo soy poco seguidor de este tipo de productos, pero es que la ciudad que nunca duerme sale magnífica.

Lo que mosquea, es que los Reagan, son la familia P-E-R-F-E-C-T-A. Todos buenos padres, hermanos e hijos. Cenan juntos todas las semanas, debaten sobre el bien y el mal (aquí aprovechan que haya fiscales y policías sentados juntos), siempre saben decir lo correcto y por supuesto rezan a sus muertos, van a misa y bendicen la mesa casi al final de cada episodio.

Todos los episodios están cargados de moralina barata, los buenos son muy buenos y los malos son muy malos, de hecho sin prestar demasiada atención se pueden solucionar los casos antes de que acaben los sucesivos capítulos. Pero como he dicho me he enganchado porque es una serie muy entretenida y los personajes son en verdad muy carismáticos. Además hay una subtrama de fondo que moja de lleno a varios miembros de la familia Reagan que se desarrolla sin prisa pero sin pausa y que aunque tiene una resolución en el último episodio me da que han dejado algún cabo suelto a posta.

Sobre los casos, poco que añadir puesto que hay los típicos delitos menores de robo, asesinato, violación y secuestro junto a algunos más grandes como atentados terroristas con bombas y cosas así. Todo acaba bien siempre claro XD

NOTA: 6/10

No hay comentarios: