viernes, septiembre 21, 2012

LOS VENGADORES Y LOS NUEVOS VENGADORES CONTRA NORMAN OSBORN



La etapa de Brian Michael Bendis en los Vengadores va tocando a su fin. Han sido ocho años en los que ha manejado a cerca de una treintena de personajes y los ha enfrentado a multitud de amenazas. Pero si hay que elegir una némesis para los personajes, sin duda creo que sería Norman Osborn, es cierto que hay que agradecer a Paul Jenkins primero en Civil War Frontline y después a Warren Ellis en Thunderbolts, el comienzo de la ascensión del archienemigo clásico de Spider-Man… pero Bendis lo llevó a otro terreno.

No sólo lo convirtió en el jefe supremo de Shield, que el cambió por Hammer, le dio una armadura de Iron Man y un equipo de Vengadores Oscuros y tras lo sucedido en Asedio dejó al personaje de nuevo entre las sombras, pero estaba claro que volveríamos a saber de él.

 


Y así ha sido tras acabar sus historias cruzadas con Miedo Encarnado parece que Bendis ha disfrutado mucho de la narrativa compartida así que ha unido de nuevo los destinos de Vengadores y Nuevos Vengadores (no en vano, varios de sus miembros lo son de ambos equipos) para contar la misma historia desde distintos puntos de vistas.

Y esta historia no ha sido que el regreso de Norman Osborn con nuevos poderes, con una Hammer resucitada que nace de las cenizas de la Mano, Hidra e IMA y un nuevo equipo de Vengadores Oscuros que han ido siendo presentados en los últimos meses, con verdaderos pesos pesados como Skaar Hijo de Hulk, Gorgon o Ragnarok (el clon de Thor de la Civil War), pero su objetivo no es el poder o la dominación mundial en plan Kang o Doctor Muerte, es mucho más sutil: humillar a los Vengadores, hacerles quedar mal ante la opinión pública, encarcelarlos y ser de nuevo el poli supremo de América.

La saga tiene ciertas reminiscencias a la situación de Marvel post Secret Invasion y a la etapa de La Iniciativa con bandos pro y anti registro. Es decir, que Bendis se las ha apañado para condensar en un puñado de meses las situaciones más jugosas que ha tenido el Universo compartido de La Casa de las Ideas en los últimos años.

Buenos momentos, mucha acción, destrucción a raudales también y ciertos toques de tensión política de la que me gustaría ver más a menudo en los tebeos, porque como muchos ya saben odio la política real pero me encanta la política de ficción, me lo suelo pasar en grande con ella.

En el dibujo tenemos a un Mike Deodato Jr algo más apuradillo que otras veces, con un acabado más feucho y que parece que ha dejado de lado su habitual espectacularidad en la distribución de las viñetas. También hay un número de NEal Adams que en fin… otros de Daniel Acuña… por lo general bastante bien aunque se echa de menos la uniformidad artística de antaño.

NOTA: 8/10

2 comentarios:

Mike Lee dijo...

Me ha encantado esta saga, la mejor desde el comienzo de la Edad Heroica, con una buena recuperación de Osborn y el cruce entre series.

¡Saludos!

Tomás Sendarrubias dijo...

Absolutamente genial la saga, y una muestra de lo que Bendis puede hacer cuando se pone.