martes, septiembre 04, 2012

LADT7: YA NO COMPRO CÓMICS Por Natán.



Genial texto el que hoy nos ofrece Natán. Un tipo con el que tengo mucho en común y es que no en vano hemos nacido el mismo día y del mismo año además, es curioso lo mucho que puede unir las opiniones el factor generacional jeje. El caso es que a Natán como a muchos otros lo conoci en Expocómic, en una sesión tranquilita (cuando todavía existían) de firmas del mediodía con Víctor Santos, Natán le había comprado un original y Víctor le hizo un gran sketch, el caso es que tras unas breves palabras y preguntarle si su nombre era Natán o Nathan (a saber la de veces que le ha pasado) ya tuvimos que esperar al año siguiente y creo que fue con Humberto Ramos o con Carlos Pacheco cuando ya nos hicimos todos amigos, el resto es historia. Natán, pasarán los años, compraremos cómics o no, pero esos ratitos que has descrito no nos los quitará nadie.


¡Hola! Me llamo Natán y yo una vez tuve un blog. Creo que aún anda por ahí, perdido en un oscuro rincón de internet. Y puede que algún día hasta lo retome. Pero hasta entonces, es un honor para mí poder hacer mi humilde aportación a las celebraciones de este blog. Siete años que lleva el bueno de Txema dándole sin parar. Y no de cualquier manera, no. ¡Que el tío actualiza a diario! Y eso tiene mucho mérito. Os lo digo yo que una vez tuve un blog.

El caso es que me ha costado sudor y sangre salir de mi cueva para ponerme a escribir este texto, y una vez metido en faena, tengo que confesaros que no tengo muy claro hacía donde va a derivar.

Haciendo caso a la petición de Txema, repasando estos siete años en los que él lleva dándole al callo en el blog, creo que la novedad más destacable en mi aburrida vida ha sido descubrir que me encanta que un transexual filipino me masajee la cabeza. Podría salir un texto interesante sobre el asunto, pero no creo que sea lo que busca Txema para estas celebraciones. Otra vez será.

Mi sequía de ideas, el no ser capaz de hablar de nada que me haya impactado en mucho tiempo me ha hecho reflexionar. Poco, que reflexionar cansa mucho, pero reflexionar al fin y al cabo. Y me he dado cuenta de que estoy perdiendo la ilusión por mis aficiones frikis.

Recapitulo: ya hace años que me apeé de los videojuegos, lo mismo con los wargames y el rol. Los originales de cómic en realidad nunca fueron una afición, más allá de compras puntuales, así que no puedo ni decir que lo he dejado. Lo de pedir dibujos en convenciones, más de lo mismo, visto cómo está el panorama salonero últimamente. Y cada vez menos películas consiguen trasmitirme algo, aunque yo lo sigo intentando. Pero el cambio más radical en mis aficiones sin duda es que desde hace más de tres meses apenas compro cómics.

Y ahora es cuando un escalofrío os recorre la espalda. ¿Por qué? ¿Pero se puede vivir así?

Sorprendentemente, SÍ. Y bastante bien, una vez superado el síndrome de abstinencia.

El primer sorprendido soy yo, claro, que pensaba que si este día llegaba me daría un colapso y me moriría. Literalmente. Supongo que ayuda a sobrellevarlo saber que no necesariamente se trata de una situación permanente, y como los estados de ánimo vienen y van, en un tiempo todo volverá a la normalidad.

Pero ya que me encuentro en este punto (con retorno), por qué no aprovecharlo para sacar algo en positivo de la situación.

La principal ventaja a destacar, y la más obvia, es el alivio que supone para mi economía no comprar cómics. Si no gastas, ahorras. Obvio. Aunque claro, ahorrar ¿para qué? ¡Si lo que mola de tener dinero es poder gastarlo en cómics y chorradas inútiles! Vamos a dejarlo en ventaja a medias.

La segunda ventaja es tener tiempo para releer los miles de cómics que tengo rondando por casa y que en muchas ocasiones únicamente he leído una vez para seguidamente guardarlos en una caja. (Y no, aún no siento la necesidad de deshacerme de ninguno, así que no esperéis que empiece a regalar mi colección, ¡buitres!).

Y la tercera ventaja, -mi favorita-, es la perspectiva que te ofrece el estar libre de las ataduras que muchas veces como aficionados nos autoimponemos. Me explico: mirando atrás, me he dado cuenta de la cantidad de MIERDA que compraba por pura inercia y de la poca calidad que el actual mercado editorial ofrece.

¿De verdad necesito comprar series mediocres, con artistas mediocres que encima no duran más de dos números seguidos en una serie? ¿Necesito comprar el enésimo evento, la enésima vuelta a los orígenes, o el nuevo –e inútil- intento de cambiar-todo-para dejarlo-como-estaba? ¿Después de lo mierda que ha sido el último número de El bruto merece la pena seguir comprándola? Ya os digo que NO.

El reboot y cambio de editorial en España ya consiguió que me apease de DC. Con la Marvel actual me va a costar un poquito más pero creo que es el camino a seguir. Y con el resto de compras, al primer indicio de morralla, lo mismo. ¿Y entonces qué?

Pues a seleccionar. Afortunadamente, un medio tan rico como el cómic pone a nuestro alcance décadas de historias de calidad en las que bucear en busca de tesoros. Y en el mercado actual, incluidas DC y Marvel, también podemos encontrar cosas que merecen la pena sin necesidad de bailar al son que las dos grandes nos marcan, todo es cuestión de rebuscar un poco. Por no hablar del cómic europeo, japonés, o de donde sea que venga. Algo habrá que merezca la pena. Y si no, siempre me quedará Kirby.

Supongo que esto no deja de ser una declaración de intenciones un tanto superficial, y lo más probable es que en unos meses me veáis babeando como un yonki en Generación X mientras compro todas las novedades del relanzamiento de Marvel. El tiempo dirá.

En cualquier caso creo que, cuando caes en una espiral de consumismo rutinario, no está de más disponer de un momento de reflexión en el que poder valorar las cosas.

Y puestos a valorar lo que merece la pena o no, mientras escribo este texto que no lleva a ninguna parte, y echando la vista a atrás, me doy cuenta de que sí que hay algo que merece destacarse de estos siete años pasados.

Desde niño he estado metido en esto de los cómics y las aficiones frikis. Prácticamente toda mi vida. Parto con ventaja, claro, que yo nací en los 80 y lo tenía muy fácil. Pero a lo largo de estos años apenas he podido compartir mis aficiones con uno o dos amigos del colegio y el instituto. Así que cuando en un Expocómic hace años - contrariamente a mis instintos antisociales y elitistas- entablo conversación con alguno de los aficionados allí reunidos, esto deriva en un intercambio de teléfonos que a su vez lleva a alguna que otra quedada puntual para ir a comprar cómics por las tiendas de Madrid. Y un día, sin comerlo ni beberlo, años después, y unos cuantos Expocómic de por medio, me encuentro un día con un grupo de (buena) gente jugando al Trivial Marvel, descubriendo que no me sé la alineación de los Seis Siniestros originales. Quién me lo iba a decir…

Y como sé que prácticamente todos estáis leyendo este blog (más os vale) y que probablemente me habréis precedido en estas celebraciones – en efecto, voy a entregar con muuucho atraso este texto- no voy a dar nombres, que ya sabéis quienes sois. Haré una excepción con el gran Txema, por supuesto, que para eso está de cumpleaños.

Como lo de ser amigo no va mucho en mi naturaleza –es así, soy un anarquista de la amistad- sirva este texto como pequeño homenaje (mio) para todos vosotros. Independientemente de que deje de comprar cómics, o de las vueltas que dé mi vida, una de las pocas cosas que me continúan llenando es el poder quedar con vosotros para visitar una tienda de cómics, tomar unas cervezas y arreglar el mundo (friki). No es mala cosecha para estos siete años. Y, claro está, poder leer todos los días en el trabajo Los Archivos de Typhares (¡toooma peloteo!).

Y ya está, no doy para más. Me he puesto a escribir y esto es lo que ha salido. ¿Tanto rollo para terminar con una triste exaltación de la amistad? Pues sí, ¿qué pasa?. Un tío con los huevos gordos como yo puede permitirse escribir una mariconada así, y quedarse tan fresco.



OTRAS COLABORACIONES

El cómic que vendrá por Tomás Sendarubias.
¿Qué es un Whovian? por Harry.
What IF...? Y si la blogosfera ya no me gustara? por IvánN Díaz.
Rock of Ages por Laura
Christopher Nolan es el Auténtico Ra´s Al Gul por Fran Villalba.
Cómo me enamoré de Firefly por Paco Segado.
To Post Or Not To Post por Oneyros
Televisión Digital por Mike Lee
El Placer de la Relectura por Paco Hernández.
El Lado Oscuro No Es Tan Malo Como Lo Pintan por Thanos Malkav.
Con Lo Que Molaba El Tráiler por Koldo Zerra.
Algunos Momentos Suelen Ser Deliciosamente Inolvidables por The Korinthian.
The Last Story por Arkano.
Desfase Paterno-Freak por Nacho Skellington.





5 comentarios:

Thanos_Malkav dijo...

Jajaja, una gran entrada cargada de humor y sobre todo, de muchas verdades. Algunas las estoy compartiendo últimamente dada la proximidad de mi independencia junto a mi novia, y especialmente de tener que llevar a cabo una mudanza de proporciones épicas de material freak.

Cuando echas la vista atrás hay una cosa en la que coincido totalmente contigo: ¿cuánta mierda hemos llegado a comprar por puro coleccionismo o inercia? La respuesta es clara: MUCHA.

Y cuando como en mi caso ves cerca una mudanza, te comienzas a plantear las compras que haces. Y por fin llega el momento en el que dejas una serie sin que ésta haya terminado. Si, por primera vez en mi vida, el mes pasado decidí dejar de comprar Vengadores Secretos. Y sabéis una cosa, esto probablemente sólo se el principio... pero me sentí muy bien diciéndole adiós.

Tomás Sendarrubias dijo...

Natán, puedes dejar de comprar comics, puedes dejar de jugar a rol, puedes dejar los wargames... Pero siempre serás uno de los nuestros. Yo reconozco que sigo comprando de forma compulsiva, y que probablemente siga así mucho tiempo... Y es que sigo teniendo la esperanza de que en cualquier momento, aparezca una gran joya, y no quiero perdérmela. :P

¡¡Y aunque no te supieras la alineación de los Seis Siniestros, seguro que ya nunca nunca se te olvida cual fue la primera aparición de Thanos!! :)

Yota dijo...

Gracias a Natán y a vosotros por los coments.

Pues si, por inercia compramos ingentes cantidades de cosas. Yo hasta hace unos cinco años era completista, no podía dejar una serie que empezaba hasta que ésta fuera cancelada o cambiase el formato, numeración, volumen.... y claro gracias a eso tengo un buen montón de mierda.

Ánimo Natán, vendrán tiempos mejores y si no, pues con los amigos seguro que son más llevaderos.

Natán dijo...

Dani tio, eso es que estamos madurando XD Ya verás como cuando estemos instalados volveremos a caer en el vicio...

Tomás da gusto tu optimismo (y lo de Thanos es en Ironman número... esto... voy a mirar la Wikipedia)

Txema un honor y un placer poder colaborar en estas celebraciones, no podía fallarte tío!

Yota dijo...


Es que más o vale que caigáis, no os dejo abandonar. Eso nunca!