miércoles, septiembre 05, 2012

LARGA VIDA A MICHAEL CLARKE DUNCAN



La verdad es que llevamos un final de verano de aupa en lo que se refiere a defunciones del mundo del famoseo, en las últimas semanas he escrito sendas despedidas a Joe Kubert, Tony Scott, tengo pendiente la de Scott McKenzie y hoy le toca a Michael Clarke Duncan, actor estadounidense que nos dejó el pasado lunes a la temprana edad de 54 años, aquí en España causó cierta conmoción su muerte puesto que la noticia coincidió con la emisión de la película “La Milla Verde”, cuya interpretación le dio una nominación al Oscar y al Globo de Oro, no lo ganó, pero su papel es de lejos lo mejor de la película.

Según parece, el enorme actor (por tamaño y actitud) sufrió un infarto de los chungos en el mes de julio y nunca llegó a recuperarse, su corazón dejó de luchar hace un par de días y pasó a mejor vida.



Una verdadera pena porque a mi era un tipo que me caía muy bien, siempre con una sonrisa en la cara y con mucho sentido del humor pues no paraba de decir que era un pésimo actor y que si había aprendido un poquito de interpretación era por los monstruos del cine con los que tuvo oportunidad de trabajar ya fueran actores o directores.

Empezó su carrera en Hollywood como guardaespaldas de grandes como Will Smith, Martin Lawrence, Jamie Foxx o Notorius Big, pero tras la muerte del último dejó esa profesión y empezó con el cine.



Ha actuado en más de cincuenta películas interpretando todo tipo de papeles tanto de héroe como de villano, además de su destacable interpretación en La Milla Verde, fue Kingpin en Daredevil, con Ben Affleck volvió a compartir cartel aunque como amigos en mi estimada Armaggedon, fue uno de los gorilas gigantes de El Planeta de los Simios de Tim Burton y contó con un pequeño papel en La Isla de Michael Bay. Siguiendo ligado al cómic también tuvo un rol en la coral Sin City y sin abandonar el cine de aventuras estuvo mano a mano con The Rock en El Rey Escorpión. Su último papel más o menos friki fue hacer de Balrog en Street Fighter: La Leyenda de Chun Li.

Con actitud para la comedia tuvo un cameo en la serie Dos Hombres y Medio y se labró una carrera fructífera en el mundo del doblaje con ejemplos como Kung Fu Panda para el cine o las sagas de Socom y Call of Duty para el mundo de los videojuegos.

Sin más, se echará de menos su cara como agradable secundario, descanse en paz.

3 comentarios:

Fer1980 dijo...

Una lastima la verdad. Grande en todos los sentidos su presencia en pantalla imponia un monton. No fue un gran Kingpin pero más por el lamentable guón que por su performance.

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Kilian Stark dijo...

Sorprendente su muerte. Todavía se me hace extraño.