domingo, septiembre 30, 2012

RESEÑAS MUSICALES XXII: Meteora de Linkin Park (2003)


Hola amigos, bienvenidos de nuevo a las secciones temática dominicales, espero que ya de verdad poco a poco se restablezca la normalidad en el blog, pero no prometo nada porque desde que no tengo casi tiempo libre ya no puedo actualizar tanto como me gustaría, pero de momento vamos con otra nueva recomendación musical, aunque casi habría que entrecomillarlo, porque es una recomendación de un estilo que me gustó como diez minutos hace unos diez-doce años, pero como me gusta recomendar música de todos los estilos…

Hoy vamos a hablar de Meteora el segundo disco de los americanos Linkin Park, lanzado en 2003 y que según he comprobado vendió más de veinte millones de discos, que son muchos las verdad… joder si hasta yo tengo este CD original. A principios de siglo el Nu Metal (o chandal metal como me gusta llamarlo) pegaba fuerte, mezclar influencias del hardcore, la música electrónica y el rap daba resultados curiosos, aunque a día de hoy esa moda está casi extinguida, pero no se porque en su momento para mi lo partía. De hecho fui de los que se llevó un palazo de cojones cuando Limp Bizkit cancelaron su bolo del Festimad de 2001, les he visto este año en Sonisphere… pero ya me la pelaban.

 El caso es que Meteora es un disco que me parece muy bien parido. Es entretenido y ameno y creo que lo produjeron de manera soberbia. Son doce cortes, aunque la duración del disco es ridícula ya que apenas sobrepasa los 35 minutos de duración (me dolieron las 3000 pelas de la época) y si digo que son doce cortes y de ellos seis fueron convertidos en singles con varios videoclips, os podréis hacer una idea de toda la maquinaria que llevo detrás el lanzamiento. Como he dicho es un disco que me gusta bastante, tanto en lo musical como en lo vocal, con una muy buena compenetración de la voz melódica de Chester y la rapera de Mike.

No soporto el par de temas instrumentales, porque uno de ellos además es una ida de olla completa y donde suenan además flautas japonesas y mierdas varias. Pese al estilo que lo circunscribe es un disco bastante cañero y contiene un buen número de riffs. Tristemente la canción más celebre es Session, que fue nominada a un Grammy y además estuvo en la banda sonora del truñaco de Matrix Reloaded. A mi personalmente la que más me gustó fue Faint, que además sin no recuerdo mal tenía un videoclip muy molón.

 No sólo destacaría Faint, también es muy buena la brutilla Don´t Stay o Somewhere I Belong donde Chester echa el resto con la voz, al igual que en Breaking the Habit. Para finalizar destacar Numb con su interesante mezcla de estilos e influencias. Probablemente nunca más me vuelva a gustar esta música, pero hay que escuchar de todo, en unas semanas ¡David Bowie!

No hay comentarios: