sábado, octubre 27, 2012

RESIDENT EVIL: VENGANZA




Paul W. Anderson es un genio moderno. Lo tengo claro,  es un director a la carta, hace una película sabiendo lo que los fans quieren de ella y nos lo da a paladas. Los noventa minutos que dura Resident Evil Venganza contienen la estructura calcada a lo que podemos encontrar en el típico videojuego por niveles, todo vale y nada importa, porque la diversión es continúa.

El guión, existe, pero… es flexible, así que si tenemos que sacar a los hermanos Redfield no pasa nada, si tenemos que devolverle a Alice los poderes del virus T que le quitamos en la cuarta no pasa nada, si ahora Albert Wesker está con los buenos… sigue sin pasar nada. Y si te has perdido la anterior, la primera o todas, no te preocupes, que los primeros cinco minutos del filme es una grabación de Alice indicando que se metieron en la Colmena (parte 1), luego el caos se extendió a Racoon City (parte 2), el mal se hizo global y asoló el planeta (parte 3) y
finalmente se quedaron con el culo al aire en un petrolero que estaba siendo invadido por Umbrella (parte 4). Así son de majos que nos recuerdan todo el camino hasta ahora.

Del videojuego aparecen personajes clásicos como Barry, Leon S. Kennedy y Ada Wong, amén de todo el desarrollo de la cinta con final bosses incluidos. La trama es simple. La Reina Roja de la Colmena está hasta el higo de la humanidad y entonces ha decidido acabar con todo, tiene un ejército de clones (lo que hace que personajes interpretados por Omar Fedd y Michelle Rodriguez vuelvan a aparecer) y a Jill Valantine bajo su control y quiere acabar con Alice.

Wesker trabaja con los buenos y manda a un equipo a rescatar a Alice que está bajo el polo, el camino que tienen que recorrer para llegar es de cine… escenarios que representan un barrio residencial, Nueva York, Tokio y la Plaza Roja de Moscú… todo un delirio porque ésta última estará
llena de zombis comunistas con AK´s y RPG y alguna motosierra de fondo ¿Tiene sentido? NO ¿Nos gusta? NO, ¡NOS ENCANTA! Y los protas tienen que pasar por todas para llegar al ascensor de la salvación.

No hay momento para el respiro en Resident Evil: Venganza, hay muchas más persecuciones que las cuatro anteriores entregas, tiroteos a mansalva y unas peleas muy claras, de esas que te dejan disfrutar cada golpe (la de Japón es muy buena) y de cada hostión, porque aquí reciben todos. No se muy bien como será recibida por el fandom general, porque lo cierto es que tiene muy poco de survival horror y mucho de shooter, vamos… igual que las últimas entregas del videojuego.

Creo que ya hemos llegado a un punto en que es mejor no tomárselo en serio porque no vamos a sacar ninguna conclusión coherente. Sentarse y disfrutar, Anderson ha creado una película de manual sobre lo que es cine de entretenimiento y desconexión y lo mejor de todo es….. que habrá sexta parte. Fijo.

NOTA: 7/10

1 comentario:

Int dijo...

¡Cómo para no haberla!

Yo sólo he visto las dos primeras: la uno me pareció mediocre y la dos un espanto. Como a mí no me ha gustado nada de lo que he visto de Paul Anderson (ni siquiera la reputada "Horizonte final") pues decidí pasar del resto, pero he de reconocer que empiezo a cogerle simpatía a la saga, con su desvergonzada manera de tirar para delante y sacando montonazos de dólares con películas que valen cuatro duros.