martes, noviembre 06, 2012

ESPARTACO: VENGANZA. Roma Arderá.


El particular universo televisivo creado por la cadena Starz en torno a la figura de Espartaco, ha sido una de las revelaciones de los últimos años. Bajo la batuta del más que eficaz Steven S. Denight en 2010 se estrenó Sangre y Arena que destacó por su nivel de sexo y violencia. La parte del sexo fue potenciada todavía más en la precuela “Dioses de la Arena”.

Sí, precuela. Porque a Andy Whitfield, que encarna a Espartaco, le diagnosticaron un cáncer que finalmente acabó con su vida pero mientras había esperanza y por no buscar a otro actor se programaron seis episodios donde se contaban las proezas de otros gladiadores de la casa de Batiato. Como he dicho, al final el cáncer (puta enfermedad!) venció y se contrató a Liam McIntyre, un actor de asombroso parecido con Andy (en España además han usado al mismo actor de doblaje) y rápidamente te acostumbras a él.

En Venganza; Espartaco, Crixo y otros cuantos gladiadores vagan por los bosques de la provincia de Capua, dando pequeños golpes a Roma y sembrando el terror por donde pisan. Al principio lo que mueve la serie es la búsqueda por parte de Crixo (personaje que se torna  mucho más humano que en anteriores temporadas) de su amada Naevia, quien ha sido esclavizada como antaño lo fue la esposa de Espartaco, cuando todavía era un soldado voluntario de Tracia.

Pero el verdadero motor que mueve la serie es el que da título a la temporada: Venganza contra Roma, contra todo lo que significa la opresión de la libertad, una misión aparentemente suicida ya que apenas son un puñado de esclavos contra un imperio, pero si los ideales son correctos, la gloria está al alcance de cualquier mano. Las relaciones entre los fugados serán tensas, ya sea por el orgullo, la envidia o por rencillas relacionadas con amoríos sin resolver.
 
Me ha encantado que se retomen personajes como Gannicus (el esclavo que ganó su libertad en Dioses de la Arena), presentado en la precuela, que Lucy Lawless siga enseñando las tetas todo lo que no las enseño en Xena, hay personajes como Enomao o Ashur que deberán acostumbrarse a su nuevo status, cada uno opuesto al anterior. También los hay nuevos como Agron, aunque a éste nos lo venden como uno de los fugados de Capua junto a Espartaco, aunque yo no lo recuerdo. Y luego está el malo, el pretor Glabro, un cabrón de cuidado. Lo que ya os aseguro es que la poda de personajes es considerable

Hay trama e historias. Pero si, también hay tetas y sexo, aunque en dosis bastante más bajas y suaves que en las primeras temporadas. Lo que sigue siendo espectacular es la acción y eso que ya no está unida a la espectacularidad que puedan tener los combates en la arena, esta vez la cosa si que es parecida a 300, más sangre que nunca, más brutalidades y miembros y cabezas amputadas o destrozadas. La sangre es cutre, cantosa y algunos efectos deberían estar más pulidos, pero desde luego que ya es un aliciente del mundo de Espartaco.

Lamentablemente aunque la serie va bien, debe de costar un cojón cada episodio, y ya han anunciado que en Enero comienzan los últimos diez capítulos. Estaré atento y no creo que pueda esperarme a que esté la temporada completa (mi regla para ver series) por lo bien que acaba “Venganza”.

NOTA: 8/10

No hay comentarios: