sábado, noviembre 03, 2012

EVIL DEAD: EL MUSICAL. Terrorificamente Divertido.


Hay cosas que uno no espera ver, por muy friki que se sea, una de ellas es la humilde reseña del musical de Evil Dead, si amigos, alguien en Broadway pensó que adaptar la obra maestra del terror slasher ochentero sobrenatural de Sam Raimi sería buena idea y quedaría bien en los teatros. 

Pero oigan, why not? Al fin y al cabo los americanos están locos. Mucho menos podría esperar que alguien (un tal Chemari Bello, mucho gusto) se decidiera a traerla a España, encima a Madrid, y como ningún teatro la quería, pues al Kinepolis y miren, ir al musical (plan surgido de mi buen amigo Fran, al que estaré siempre agradecido) a sido a posteriori una de las experiencias más divertidas que he podido disfrutar en años y mira que las expectativas eran pocas a raíz de lo que había podido ver en la red. 

Un consejo, déjense de prejuicios y aprovechen la oportunidad porque sólo estará en cartelera hasta finales de mes y créanme que merece mucho la pena, aunque solo sea por la oportunidad de disfrutar de un espectáculo diferente y a un precio muy reducido, pues las localidades más caras cuestan únicamente veinte euros, yo mismo estuve en primera fila. Han leído bien, el musical fue en Kinepolis ¿por qué no en un teatro? Pues muy sencillo, porque es interactivo, y al estar basado en una película gore de humor cafre, hay momentos en los que el público de las cinco primeras filas (la denominada Splatter Zone) será pringado con sangre, pero no unas gotas, litros enteros y con algo de suerte incluso vaciarán un barril sobre tu cabeza o sobre tus cosas. Así que se aconseja llevar chubasquero. 

En el reparto principal destaca la presencia de Pablo Puyol, al que recordarán de otros musicales como La Bella y La Bestia o por ser el insoportable Pedro de Un Paso Adelante, serie para la que tienen incluso alguna coña. El musical sigue la trama del filme y no quiero engañaros está hecho con dos duros, pero tanto la productora como los actores son conscientes de ello y se aprovechan para soltar algún que otro chiste más. 
 

Ninguno de los números musicales tiene desperdicio, pero si tengo que elegir alguno me quedo con “¿Qué coño ha pasado?” donde Ash y Scott se marcan el tango más original que he visto en mi vida, y sobre todo con “Demonios de Khandar” canción que se me ha metido aún más que la de “Él Vive En Ti” de El Rey León. 

De verdad, vuelvo a insistir, si están por Madrid no duden en ir. 

Saludos especiales para mis compis de correrías Fran, Nacho, Eva y Mike. Recordad: “demonios de khandar, demonios de khandar….”

5 comentarios:

Fran Villalba dijo...

Lo peor es que Nacho tenía razón, en el aeropuerto me dio por tararear la canción de los demonios de Khandar...

Muy buen artículo y magnífico musical. Me sumo a la recomendación (tienen que verlo, en serio, es apoteósico)

Anónimo dijo...

Te puede llegar a caer un barril de sangre encima?? y tu crees que con "solo" un chubasquero sirve para no mancharte??

Lo que no sabia hasta que me lo dijiste es que podia ser teatro el Kinepolis.. no creo que sea la sala grande no?

No he visto la peli, asi que no puedo comparar mucho.

Yota dijo...


Gracias por los comentarios!

Fran: En breve lo pondré en Vivir es una película XD

Lau: El barril es sólo si eres muy afortunada. No fue en la 25, fue en la sala 18, pero es bastante grande y la verdad es que sorprende lo bien que puede convertirse en teatro.

Mike Lee dijo...

Gran musical, no me lo esperaba tan divertido y autoparódico.
Lo de la splatter zone ya fue el colmo de las bizarradas.

¡Saludos!

Yota dijo...


Yo creo con toda seguridad que es una de las experiencias más frikis de toda mi vida XD

Gracias por comentar!