jueves, noviembre 15, 2012

WITCH DOCTOR: A GOLPE DE BISTURÍ


La nueva Image Comics, es algo de lo que se viene cacareando mucho en los últimos meses y no es para menos porque la editorial se ha pegado un lavado de cara que ni Madonna con cada nuevo disco. Ahora todo el mundo quiere publicar con Image Comics, y todas las editoriales españolas quieren sacar sus tebeos. Recientemente he disfrutado mucho con Ladrón de Ladrones o Saga, hoy tocaba hincarle el diente a Witch Doctor.

Amparada en el sello Skybound de Robert Kirkman, dentro de la propia Image, Witch Doctor es un tebeo raro… muy raro. O más que raro (porque se entiende muy bien) es Bizarro, en él su guionista Brandon Seifert (encantado, yo soy Yota) nos presenta al doctor Jonas Morrow, un médico especializado en medicina sobrenatural, si tienes un caso de posesión diabólica o de cualquier tipo de monstruo él es tu tipo.



El tebeo es macarra a más no poder, no sólo por la excéntrica personalidad del protagonista que es una mezcla de Dr. House, con Walter Bishop (de Fringe) y John Contanstine. Si no por el gore sin contemplaciones que hay en él, o escenas macabras de demonios saliendo de simples niños. Todo ello hilado con un sentido del humor negro que a mi me ha sacado más de una carcajada y que da como resultado una lectura fresca y original.

Este primer tomo es básicamente una presentación de lo que está por llegar y además de que podamos conocer al Dr. Morrow, quien usa cualquier cosa para sanar a sus pacientes, incluída la mismísima espada Excalibur, tendremos la ocasión de conocer también a sus dos socios, el enfermero ex de la marina Eric Gast, el tipo que suele mantener en la chaveta en su sitio al buen doctor y a Penny Dreadfull, una niña que aparentemente tiene el poder de matar lo que sea y que suele alimentarse de vampiros, que Mr. Morrow suele comprar al pormayor para que nunca le escaseen.

Los primeros pacientes a los que se enfrentará nuestro trío cómico serán un niño que sufre de diablosis o una epidemia de larvas cuco que suplantan bebés recién nacidos, por no hablar de un buen número de monstruos anfibios que forman parte del sistema inmunológico del gran y célebre Cthulu de Lovecfraft… luego habrá tiempo para otras cosas más mundanas como el riesgo por parte de Morrow de perder su licencia para practicar la medicina.

La jerga médica es continúa  y muchas veces no se si se lo inventa o está basada en principios reales, y me pierdo con muchas de las referencias, sea como sea, me lo he pasado en grande. En especial con el dibujo de Lukas Ketner, un gran descubrimiento en esta serie, tiene un trazo feista, detallado, en ocasiones demasiado recargado que me recuerda al del mejor Kyle Hotz.
Habrá que estar atentos.

NOTA: 8/10

5 comentarios:

Tomás Sendarrubias dijo...

Este te lo pido yo!

Yota dijo...


Claro colega, eso está hecho ;)

Moe_Roronoa dijo...

Me lo querîa comprar el otro dîa en mi tienda habitual pero estaba agotado y me daba pereza pedirlo.
Supongo que estas navidad caerâ. Le tengo muchas ganas.

Yota dijo...


Gracis por el coment

Juas pereza, que malo es ese pecado capital. Pues fijo que te gusta, tiene bastante de manga el argumento por aquello de los monstruos y que éstos se relacionan con total normalidad con el mundo real.

Daniel Merrick dijo...

La verdad, me encanta el enfoque combinado de magia y medicina de este cómic, muy original. Y el dibujo es una pasada!

El primer tomo entretiene pero no llena mucho, a ver por dónde llevan la serie, que puede dar mucho de sí.