miércoles, diciembre 19, 2012

CAPITÁN AMÉRICA: ATAQUE AL SISTEMA



Ya no queda prácticamente nada para que finalice la grandiosa etapa de Ed Brubaker en Capitán América, ocho largos años y una renumeración por el camino. Vamos llegando al final y aunque da la sensación de que “Bru” ya ha gastado todos sus cartuchos en la serie y que ahora se limita a cumplir el expediente, todavía es capaz de hacernos pasar un buen rato.

Durante toda su etapa Brubaker ha ido soltando pinceladas aquí y allá y ha destruido por completo el ideal de vida americano tal y como se conoce dentro del Universo Marvel, ya sea volviendo locos a sus ciudadanos con una “bomba loca” provocando que éstos se vuelvan los unos contra los otros, haciendo quedar a Bucky como un traidor y haciendo a su vez que los yanquis desconfíen de la figura del capi o directamente acabando con la vida de Steve Rogers tras la Guerra Civil.

Ahora en “Ataque al Sistema” vuelve a añadir más leña al fuego desmantelando el servicio de protección de testigos, la que muchas veces es la última y única vía de escape para mucha gente. Si bien es cierto que lo hace dándole una curiosa vuelta de tuerca.

En esta penúltima historia se nos presenta una nueva encarnación de Azote, que curiosamente es uno de los últimos elementos de la etapa de Mark Gruenwald que le quedaban por usar, que gracias a filtraciones llegadas del mismísimo gobierno adivina el paradero de ex – villanos que se acogen al programa a cambio de información y acaba con sus vidas de manera inexorable.

Por supuesto la identidad de Azote es la de un personaje “conocido”, que viene a cuento desvelar aquí. La historia está muy bien llevada, tiene un ritmo trepidante propia de las mejores películas de thriller o de espionaje, a la vez que sigue tejiendo lo que será el gran colofón contra Bravo y el Barón Zemo. Brubaker va atando cabos, estrechando el nudo y a buen seguro que yo le echaré de menos.

Lo único que no me ha gustado es un detalle del desenlace que será contradicho en cuanto alguien quiera retomar al personaje de Henry Peter Gyrich (no, no es Azote) pero bueno, eso ya será obra del editor tratar de evitar que suceda.

Finalizamos hablando del dibujo. Patrick Zircher se encarga del arco al completo y dibuja muy bien, casi ni parece él mismo, ya que adopta el tono medio oscuro-noir que impuso Steve Epting en la cabecera y eso que hace ya años que no la dibuja.

NOTA: 8/10

No hay comentarios: