jueves, enero 31, 2013

IRREDEEMABLE T.4 LA IRA DE UN DIOS



Cada vez me cuesta más ir haciendo reseñas de esta serie sin soltar spoilers y sin que quede redundante en lo referente a las continuas alabanzas que tengo para con el trabajo de Mark Waid y Peter Krause. Además el hecho de tener que inventarme algún nombre para el post porque los distintos TPB se limitan a estar numerados tampoco me ayuda.

Este cuarto volumen (Norma publica tomos españoles idénticos a los americanos) incluye el primer especial de la serie y los números 13 a 15 de la colección original. Por cierto que tengo en casa también el primer tomo de Incorruptible ¿alguien que me diga donde encaja con esta serie?
El mencionado especial está formado por tres historias cortas situadas en el pasado de diversos personajes, todas ellas ambientadas antes del debut del Plutoniano, a destacar la del Avispón dibujada por Paul Azaceta, un desgarrador relato de lo insignificante que se sienten el resto de héroes ante el poder casi divino de nuestro protagonista, el resto de relatos son obra de Emma Ríos y de Howard Chaykin, lo que sin duda asegura la calidad artística de los mismos.

Ya metidos en la serie regular per se, nos topamos con un panorama desolador para la tierra, la mayoría de los miembros del Paradigma han sido capturados y están prisioneros (me recuerda mucho a la Civil War de Marvel), mientras que el resto de los supervivientes intentan aferrarse a la revelación de un secreto del pasado de Bette Noir que primero puede que condenase al mundo y segundo puede que a su vez sea la única esperanza de acabar con Tony.

Como siempre lo que más me gusta es el ritmo narrativo dividido entre la historia que avanza en el presente (tengo la impresión de Waid tiene las cosas muy pero que muy pensada) y en el pasado, ya que mediante flashbacks se muestra como el Plutoniano fue cediendo ante la ira, la rabia y la frustración y arrasó a millones de personas en un momento.

El hecho de que Boom Comics no se ciña al Comic Code y que sea una editorial alternativa favorece la libertad creativa de Mark Waid que junto al funcional dibujo de Peter Krause no se cortan ni un ápice por ejemplo a la hora de contarnos como el Plutoniano arrasa a una clase entera de preescolar porque recuerda con amargura que de pequeño los niños se burlaban de él. Los pelos como escarpias amigos.

La semana que viene me pillo el siguiente tomo.

NOTA: 8/10

No hay comentarios: