lunes, febrero 04, 2013

CAPITÁN AMÉRICA: NUEVOS ORDENES MUNDIALES.




 
Madre mía. Ocho años guionizando una misma serie, eso es lo que ha estado Ed Brubaker a bordo del Capitán América. La que posiblemente me atrevo a decir que es la mejor etapa que ha tenido en toda su historia el primer vengador. Todo un placer y todo un gustazo el haber seguido esta colección mes a mes, viendo como llegaba un nuevo portador del escudo, descubriendo personajes del pasado para construir una historia de futuro.

No voy a decir que todo ha sido la polla en verso, porque la serie también ha tenido sus momentos bajos. De hecho toda la colección desde el relanzamiento por culpa de La Era Heroica ha sido más bien flojo, especialmente el arco de Steve McNiven, durante este último año y medio Ed Brubaker ha ido tejiendo una historia con  Nombre Código Bravo y el Barón Zemo (a falta de Cráneo Rojo) como villanos principales.

La historia desde luego ha sido ambiciosa ya que se trataba de destruir América en todas sus vertientes, desde el sentimiento de tierra de libertad y de oportunidades que se aloja en los corazones yanquis (mediante la recuperación de las bombas locas) a atacar sus principales monumentos e infraestructuras como ha sido el caso de los Discordantes, el grupo de villanos “de serie” y garrafón que han plagado su última historia.

Una historia ambiciosa como he dicho pero que me da la sensación de que ha sido escrita con el piloto automático y que la llegada de Marvel Now ha sido la excusa perfecta para que Bru finiquitase su estancia en el Capi y casi casi en el cómic de Superhéroes, pero está claro que volverá.

Analizando este arco argumental final dejando de lado la losa que supone la conclusión de tan magna etapa no encontramos con cuatro capítulos muy dinámicos, entretenidos donde la acción prima por encima de todo porque el pescado ya estaba vendido, no había grandes revelaciones pendientes, los villanos estaban claros y solo faltaba ver como terminaba todo.

Es de agradecer que Bru haya finalizado su historia con un simple combate entre Bravo/Capitán América y Sharon/Zemo. No ha buscado falsos fuegos de artificios o como hacen muchos otros, el marcharse dejando todo hecho unos zorros, matando a algún personaje capital y dejando el marrón a otro

La historia que si me ha parecido fascinante es sin duda el episodio final donde Bru se despide no sólo del personaje sino de los fans también, que es dibujado para la ocasión por Steve Epting. 24 páginas emotivas que si son el cierre definitivo a un pedazito de historia Marvel.

El tiempo lo dirá…

NOTA: 6/10

No hay comentarios: