lunes, abril 22, 2013

THE WALKING DEAD T.3 La dualidad del bien contra el mal.



 
Vale, a veces arriesgarse merece la pena y seguir dando oportunidades a según que cosas, una de estas gratas ha sido The Walking Dead, la serie de TV que junto a Juego de Tronos ha generado un hype mayor en internet en lo que va de siglo. La primer temporada fue flojita, especialmente su final pero como sólo fueron seis epis… en fin se dejó correr. Pero la segunda con más del doble… eso amigos ya fue otra historia, menudo mierdon, pero un mierdon que lo petó en los niveles de audiencia.

Amigos, a todo esto que llega la tercera temporada, con 16 epis y un nuevo cambio de Showrunner (que cambiará de nuevo para la cuerta) y joder, menudo lavado de cara, vamos a empezar destacando uno de los puntos más flacos de la segunda temporada que ha sido mejorado con creces: los zombis.

Estaba claro que este era el primer aspecto a mejorar, no se puede hacer una serie de zombis sin zombis, y aunque en los tebeos quedan muy bien esos números introspectivos y tal, aquí está claro que hace falta algo más. Y cumplen con creces, la primera escena con el grupo de Rick entrando en la prisión y arrasando el patio para asegurar la zona es muy bueno. Además en todos los epis hay escaramuzas con los Muertos Vivientes donde se cargan a unos pocos eso si, antes parecía que les costaba mucho y ahora son asesinos consumados.

La trama estará sobre todo centrada en ver como los protagonistas afianzan su posición en la prisión, puesto que necesitan además un lugar donde Lori pueda parir, se adapta parcialmente la terrible historia (terrible por consecuencias, no por calidad) Creados para sufrir, y entrarán en conflicto directo con Woodbury y el Governador. Dando un resultado final diametralmente distinto al que todos esperábamos que me ha dejado con muchas ganas de ver la cuarta temporada. Aviso que habrá muchas bajas, pero también otras altas.

Técnicamente ha mejorado también, ya que al ser cuatro localizaciones contadas las que aparecen, normalmente un pabellón de la prisión, el patio de la misma, Woodbury y su barricada y la casa del Governador se ha podido invertir más presupuesto en efectos y fotografía. Dando unos resultados bastante satisfactorios, y ahora pasamos a los personajes.

En The Walking Dead, la serie de TV hemos visto desde el principio como se iba alejando poco a poco de lo visto en el cómic, tanto en evolución de personajes como en su trayectoria. Un hecho que me molestaba un poco es ver como morían algunos personajes “clásicos” de las viñetas y perduraban otros  exclusivos de la pequeña pantalla. Por fin los hermanos Dixon, Darryl y el reaparecido Michael Rooker (que acaba de fichar por Marvel, otro más…) son personajes a tener en cuenta. El primero especialmente, ya plenamente integrado y socializado con el grupo, tiene asumido su lugar en vanguardia y es uno de los hombres de confianza de Rick, de Merle, mejor no digo nada  jeje.

Rick continúa su camino hacia la radicalización con el único objetivo de mantener a salvo al grupo, los fantasmas del fracaso le atormentarán sin cesar y tomará decisiones de moralidad destacable. Glenn también madurará mucho más y como dice Merle “al chinito le han salido pelos en los huevos”. Michonne debutará y además de mostrar su destreza con la Katana no ha tenido todavía ningún episodio centrado en ella. Lo mismo que le pasa a Tyresse.

Voy finalizando hablando de David Morrisey que interpreta al Governador, a priori no me gustó la elección de este actor, principalmente porque para mi la elección perfecta era Danny Trejo, pero luego lo peta, un tío trastornado que no para de mentir y perfecto ejemplo de que el fin justifica los medios. No me ha molado sin embargo todo el espacio que ha ocupado el personaje de Andrea, una zorra insoportable que se merece todo lo que la pase.

En definitiva, una gran temporada, esperemos que la cuarta vaya por el mismo camino, lo sabremos el año que viene.

NOTA: 8/10

4 comentarios:

Jolan dijo...

Yo no he leído el cómic (no por falta de ganas, sino que echa para atrás que son muchos números y la pasta que supone), pero la serie me parece cojonuda. Entiendo que para los seguidores del cómic pueda ser algo decepcionante si, como adaptación, se aparta de la lectura (algo así como me ha pasado a mí con la 2ª temp. de Juego de tronos). A pesar de los momentos flojitos sobre todo de esos capítulos interminables en la granja, TWD no ha dejado de engancharme desde el principio.

A ver qué tal la 4ª... tengo curiosidad por saber hacia dónde tira la trama después de la cárcel y Woodbury...

(ojo a ese gobernador con 'v'... ;)

XAVI dijo...

A ver, YOTA, Trejo da para el físico de EL GOVERNADOR, pero Morrisey es más la personalidad. Hasta a mi me convencería.

Además, piensa que en el cómic, Andrea no cae tan bajo. Lo del arco argumental de la cárcel, se nota. Y MUCHO, sé lo que me digo.

¿Michael Rooker ha fichado por Marvel? Espero que sea un papel de puta madre, se lo merece, me parece un actor sólido que si se sabe aprovechar puede dar jugo. Al igual que Clark Gregg. Al que no debieron fichar es a DAN SLOTT....

Un saludo, YOTA!

Anónimo dijo...

Yo prefiero al GoBernador antes q el GoVernador :p

charlie furilo dijo...

Está bien, pero no termina de convencerme. Esta tercera temporada empezó de puta madre, con unos 4 primeros capítulos acojonantes, pero luego se ha ido desinflando progresivamente. Su principal problemas es que creo que estiran la trama como el chicle y son demasiados episodios para lo que cuentan realmente. El último capítulo, sin parecerme malo, como cierre de temporada fue totalmente decepcionante. No cuestiono la decisión de mantener al villano de la función para la 4ª temporada, quizás eso sea un acierto (como lo fue, mantener a Shane en la 2ª, que si no hubiera estado hubiera sido soporífera), pero el tan cacareado enfrentamiento final me ha parecido un sinsentido y una tomadura de pelo. Tras llevar 16 capítulos prometiéndonos la "guerra", el esperado enfrentamiento final entre el grupo de la prisión y el de Woodbury, en el que se presuponía no iba a quedar ni el apuntador, resulta que todo ha quedado en nada. Cuatro granadas de humo, unas cuantas ráfagas de metralleta ¿y unos tipos con abrumadora superioridad numérica y armamentística (lanzagranadas, ametralladoras, incluida una del calibre 50...) salen por patas sin oponer la mínima resistencia? ¡Vamos hombre no me jodas!

Como sabes soy un acérrimo fan del cómic, pero a pesar de todo, he defendido que la serie tome su propio camino y no sea totalmente fiel al tebeo, mientras respete su esencia y la de los personajes. No tiene porque ser una mera repetición del cómic, y que no lo sea es enriquecedor y se puede profundizar o desarrollar tramas y personajes, o incluir otros nuevos (como Daryl o Merle, que son de lo mejor de la serie). No me importa si prima el drama o los diálogos sobre la acción (de hecho, "Clear" el capítulo del encuentro con Morgan me parece uno de los mejores de la temporada). Es más a veces hasta me molesta que siempre, en todos y cada uno de los capítulos, tengan que meter con calzador la ración obligatoria de zombis, casquería y gore. Pero lo que han hecho con algunos personajes me parece imperdonable. Lo de Andrea no tiene nombre (cualquier parecido con la del cómic es pura coincidencia, y casi me alegro de que deje la serie para no causar males mayores) y lo de Tyresse...buf!! (de qué coño ha servido su inclusión aparte de mero elemento decorativo?), no lo reconoce ni la madre que lo parió (aunque aun pueden remediarlo en la siguiente temporada). En fin, aun con todo se disfruta, tiene momentos cojonudos, pero demasiados altibajo. Es una pena que con un material de partida tan increíble, la serie no esté a la altura que todos desearíamos.

Saludos!