domingo, abril 21, 2013

THUNDERBOLTS: LA GRAN EVASIÓN. Fugitivos en el tiempo y el espacio



Otro tomo finiquitado de los Thunderbolts, el sexto ya, y estamos a uno sólo de que la serie se convierta en Los Vengadores Oscuros (otra vez) y yo me baje del carro porque paso de pagar por el formato 100 % Marvel de Panini sea cual sea la colección a publicar.

A lo que íbamos, tras los sucesos del volumen anterior nos encontramos al grupo formado por Mr. Hyde, Centurius (villano del que no conozco nada y no he leído ningún tebeo donde salga), Bumerang, Troll, Satana y Piedra Lunar escapando a bordo de la torre que les servía de base en la Balsa, aprovechando los poderes para “viaje rápido” del hombre cosa han acabado perdidos en el tiempo y en el espacio.

No es la primera vez que los T-Bolts acaban en otros mundos, de hecho así escaparon los originales de Zemo cuando éste desveló que todos eran villanos y años más tarde estuvieron en la contra tierra de Heroes Reborn viviendo aventurillas con los personajes supervivientes de la dimensión de bolsillo creada por Franklin Richards, lo que si es una novedad es que se pierdan en el tiempo.

Jeff Parker es un guionista eficaz ha conseguido aprovechar un despropósito como Miedo Encarnado y sacarle juego, ahora con los Thunderbolts perdidos en el tiempo puede contar la historia que le de la gana, Mientras que Cage y los T-Bolts “reformados originales” siguen buscando a los presos fugados, con un combate contra los forzadores que queda bastante resultón.

Pero lo importante en este volumen es el periplo temporal que a mi me ha gustado bastante. Primero acabarán en la Europa de la Segunda Guerra Mundial ayudando al Capitán América y los Invasores contra Zemo y el Barón Rojo, después irán al Londres victoriano. Este segundo tramo del viaje me ha gustado más, al ser una revisitación de la historia de Jack el Destripador pero mezclándola con el personaje de Mr. Hyde (que no deja de sorprenderme) y con una leyenda basada en el folclore local que incluye brujas caníbales. Como veis todo un cuadro.

Son historias intrascendentes pero muy divertidas, lo que hoy en día ya es bastante,  termino ya comentando el dibujo de Kev Walker, normalmente no me gusta demasiado aunque suele cumplir. Pero en este tomo está muy acertado haciendo los diversos rediseños de los Thunderbolts para adecuar sus uniformes y atuendos a las distintas épocas.

NOTA: 7/10