viernes, mayo 10, 2013

CRÓNICA DE URGENCIA DE EXPOMANGA


 

No hablo mucho de manga en este blog, pero también me gusta mucho que conste, lo que no suelo perderme nunca (bueno a veces si) es el Expomanga de Madrid, que este año sumaba una nueva edición y volvía al pabellón de la Pipa, ya que el Palacio de Cristal sigue chapado como víctima colateral de la tragedia del Madrid Arena.


Nuevamente como cada año, sólo voy un rato el viernes por la tarde que es cuando se puede pasear tranquilamente y sin demasiados agobios, eso sí, a los que vayan mañana o pasado mañana les espera pasar un calorcito de puta madre, no quiero ni imaginar como debe ser ese recinto (que es bastante grande) petado de gente hasta los topes.

No voy a hablar mucho de los invitados porque no los conozco demasiado, ni tampoco de las actividades porque hoy las dos horas que he estado no había ninguna, así que a grandes rasgos esto es lo que me ha parecido.

Para empezar y para no variar, el salón del manga es básicamente un mercado, multitud de stands donde encontrar sobre todo merchandising de las series más populares de anime y también muchas camisetas de todo tipo a un precio por lo general bastante justo, aunque muchas veces el problema principal fuera encontrar la talla adecuada.


Me ha dado la sensación de que este año había menos stands que en otras ocasiones y muchas menos ofertas o saldos, por ejemplo en Selecta apenas había packs de series a precios bajos como otros años y aunque había buenos lotes que incluían mucho material (colecciones de películas y varias series completas) tenías que estar dispuesto a soltar entre 60 y 100 pavos de golpe.


Como siempre los otakus portaban todo tipo de pintas, desde los que cosplayados, a los emo-goticos o simplemente pintas y horteras. Pero oigan, desde luego que este es SU salón y que ellos lo aprovechan a la perfección. Porque participan de forma activa en todas las actividades programadas y demás, aunque suelen resultar notablemente ruidosos. Es de agradecer que el puesto de ramen esté situado en el patio interior y así no todo se llena de esa peste hedionda.

A mi lo que más me han gustado han sido las exposiciones, una dedicada a la saga de videojuegos de Tales Of con merchandising extraño y carteles originales, otra con ilustraciones de los dibujantes de ediciones Babylon y especialmente la dedicada a series de animación japonesas que animaban nuestras tardes a finales de los ochenta y los noventa con piezas de Dragon Ball, Campeones o Saint Seiya… aunque por desgracia no era muy amplia.


En fin… una más que correcta edición de un evente necesario y que crece cada año, que a buen seguro tendrá un número de visitantes nada desdeñable, aunque claro no serán los cientos de miles de millones de trillones que tienen los organizados por Ficomic ;))))

3 comentarios:

Santiago Bobillo dijo...

Un placer haber cruzado unas palabras contigo.

No me había dado cuenta que lo del ramen lo habían dejado por fuera... ya decía yo que no había notado ese olor tan fuerte.

Mike Lee dijo...

Una edición muy completa, aunque echo en falta más manga en vez de tanto merchandising y camisetas.

¡Saludos!

hernan dijo...

Me encantan estas frikadas, y lamentablemente nunca he ido a ningún salón de este tipo, pero algún día llegará... ^^

Por cierto estoy muy de acuerdo con Mike Lee. Saludos y felicidades por el blog.