domingo, mayo 19, 2013

LIGHTS OUT: EL DECLIVE DE PATRICK LEARY



La parrilla televisiva americana es implacable, cada año se estrenan cerca de un centenar de producciones y depende de muchos factores que triunfe y sea renovada. Esta suerte no fue la que tuvo Lights Out que en España han llamado “El Declive de Patrick Leary”, una sensacional ficción basada en el mundo del boxeo que sólo contó con una temporada de 13 episodios pero que afortunadamente dejó bien cerrada la historia.

Lights Out es la historia de Patrick “Luces” Leary, antiguo campeón de los pesos pesados del boxeo que tras ganar el título en un polémico combate a Richard “verdugo” Reynolds decide retirarse del boxeo y llevar una plácida vida junto a su mujer y sus tres hijas. Su esposa podrá estudiar medicina que siempre fue su sueño, a su padre le compra un gimnasio para que entrene y a su hermana una cafetería.

Todo parece que les va de perlas, hasta que un día su mundo de fantasía se tuerce cuando a él le diagnostican la demencia del boxeador y éste se lo oculta a su familia y encima sus finanzas se van a tomar por culo por culpa de una mala gestión de su hermano Johnny interpretado por Pablo Schereiber (visto en la segunda temporada de The Wire) que es a la postre el único actor que conocía de esta serie.

Con esta serie de acontecimientos “Luces” antes de volver al ring e incumplir  la promesa que le hizo a su esposa intenta ganarse la vida como puede, incluso recurriendo a combates ilegales y otras actuaciones deshonestas, pero al final todo señala a que debe volver para dar una revancha a Verdugo Reynolds.

Sobre esta vuelta a los combates oficiales, entrenarse, recuperar la forma y vencer a viejos y nuevos fantasmas gira la trama de Lights Out. Una serie realmente brillante, emotiva y que pese a estar centrada en el mundo del boxeo y todo el dinero que mueve legal e ilegal junto con sus trapos sucios, es ante todo un drama familiar que se sustenta en la excepcional interpretación de Hot McCallany, un actor con un gran bagaje a sus espaldas tanto en el cine como el TV, pero que para mi es un descubrimiento en Lights Out.

Una pena la corta trayectoria de esta serie porque a mi me ha emocionado en muchos momentos siendo imposible no sentir cierta empatía hacía el protagonista. Hay grandes momentos, mucha emoción, un par de giros bastante tochos y un final tan triste como genial e inesperado.

Dadle una oportunidad que seguro que no os decepciona.

NOTA: 9/10

2 comentarios:

Mike Lee dijo...

Gran serie, muy bien llevada e interpretada, con escenas muy emotivas.
Me da pena el final, aunque cierra bastante la historia, podrían haber seguido un poco más.

¡Saludos!

Yota dijo...


Fue una pequeña sorpresa de esas que de cuando en cuando da la tele americana y que pasan sin pena ni gloria.

Y cuantas habrá que nunca lleguemos a disfrutar....