lunes, agosto 05, 2013

THE GOOD WIFE T.1 Abogados como nosotros.




Lo de que te gusten las series es un sin vivir y un no parar. Si ya no doy abasto con todas las series nuevas que empiezan cada temporada a éstas hay que sumarlas las que voy descubriendo gracias a las diversas recomendaciones de amigos, conocidos, blogueros. La última dentro de esta categoría ha sido The Good Wife, que ahora me entero que lleva cuatro temporadas y la quinta está por comenzar, lo que me deja por delante casi 100 episodios por ver :S

Pero oigan, dulce obligación porque las series de abogados me pirran y esta producción de Ridley y el añorado Tony Scott tiene una trama y un pulso que ya quisieran muchas para si mismas. La serie es un procedimental puro y duro pero que sin embargo desde el primer momento engancha y ofrece una subtrama que implica de manera directa a la protagonista, a su vida personal concretamente.

Juliana Margulies es Alicia Florrick, una mujer que cercana a los cuarenta entra de lleno en el mundo de la abogacía por primera vez en un bufete de abogados donde uno de los socios es Will, un antiguo compañero de la facultad. Alicia se verá inmiscuida en un mundo lleno de trabas, trapas y complicaciones, rivalidades por hacerse con un puesto de trabajo definitivo en el bufete y la siempre complicada labor de sacar adelante a dos niños con la ayuda de su suegra.

¿Y su padre pensaréis? Pues el marido de Alicia, se encuentra en la cárcel acusado de varios delitos, además fue protagonista de un escandalo sexual y parte de la historia secundaria hilará posibles defensas para que Peter Florrick pueda salir de la cárcel y proseguir con su carrera política. En serio, puede que parezca una historia sin más, tópica y funcional pero está llena de detalles y secretos.

Una de las cosas que me ha gustado más de The Good Wife es la sensación de que pese a la estructura fija de la serie, ésta evoluciona hacía un lugar y además muestra el lado menos luminoso de los bufetes de abogados para ricachones que no es otro que servir de defensa a gente que es culpable, pero que como son clientes y pagan lo que tienen que pagar pues no queda otra que cumplir con lo pactado.

La serie se mueve muchas veces por la fina línea de la moralidad, del bien y del mal y de la profesionalidad, tampoco es moco de pavo el mensaje sutil sobre que el fin justifica los medios. Como podéis ver, hay mucha tela que cortar.

Por último me gustaría destacar el gran reparto de personajes secundarios, donde destacaría a Kalinda, una investigadora que trabaja para el bufete que se encarga de conseguir pruebas de la forma que sea. Eli, que es el asesor de imagen del marido de Alicia (y que lo interpreta Alan Cuming, actor todoterreno que ha sido por ejemplo Rondador Nocturno) y también un ex – policía que actúa como perito especializado en tiroteos pero sólo si defiende a alguien inocente, si sus investigaciones llegan a la conclusión contraria. Abandona el caso.

NOTA: 9/10

1 comentario:

Sebas Cepe dijo...

Esta serie es muy grande y a Kalinda hay que amarla ;).
Conjugar de esta manera una historia río y el caso de la semana es algo que no siempre sale bien o se acaba volviendo repetitivo y te adelanto (sin spoilers) que la serie temporada tras temporada va ganando en su historia río sin dejar de tener su caso semanal. Es muy bueno lo que hacen con esta serie, engancha como pocas.