domingo, agosto 25, 2013

VA DE MONSTRUOS XIII: Primal Rage (1994)

 


Hola amigos, como lo prometido es deuda sigo rescatando las secciones dominicales  de Los Archivos de Typhares. Hoy vamos con Va de Monstruos en una entrega donde volvemos a hablar de un videojuego. De uno además que ha sido injustamente abandonado: Primal Rage.


Formato: Producción de 1994 programada por Atari Games para su versión recreativa y por Probe Entertainment para las conversiones domésticas. Se trataba de un Fighting One con siete personajes seleccionables y varios modos de juego, el modo historia tenía la particularidad de que antes de enfrentarte al último enemigo debías vencer de nuevo a todos los contrincantes en combates a un solo “round”.

¿De qué va? Un buen día un meteorito se estrella en la Tierra, fundiendo cualquier tipo de tecnología y devolviendo a la civilización a un estado primitivo como en la edad de piedra (eso explica que haya edificios en el fondo de los escenarios), la Tierra está cubierta de bosques y junglas y nuevas especies han surgido gracias a siglos de evolución, el Planeta se llama ahora Urth y siete bestias con aspecto de dinosaurios o simios gigantes se disputan el control del mundo mientras que son adorados como dioses.


Bichos protagonistas: Como hemos dicho tenemos a los buenos: Sauron, Armandon, Blizzard y Talon; y a los malos: Chaos, Diablo y Vertigo. Dos de ellos son simios gigantes estilo King Kong y los demás son también bípedos pero recuerdan a Tiranosaurios, Velociraptores y Triceratops. Además son capaces de generar rayos de energía y dispararlos, fuego, plasma, electricidad…. Cada uno  tiene unas habilidades específicas.

Opinión: Uno de los juegos de lucha con mejores gráficos para la época en que fue programado y que más injustamente ha pasado desapercibido. En su momento fue desarrollado con una variante del stop motion y figuras de plastilina para dar sensación de realismo a los personajes. Los escenarios eran muy coloridos y además ayudaban a dar un efecto de falso 3D muy atractivo.

Al igual que con Mortal Kombat, Primal Rage no estuvo exento de polémica porque el nivel de violencia y gore era bastante alto, además los personajes tenían fatalities. El juego fue perseguido por las típicas asociaciones de Padres de mediados de los noventa que consiguieron con su presión que la versión doméstica de Super Nintendo careciese del gore y que en posteriores versiones recreativas pudiese activarse o desactivarse a voluntad.

El Momento: El fatality de uno de los dinosaurios que consiste en una lluvia dorada al enemigo.

Lo Mejor: La factura técnica del juego y la trama que es bastante sugerente, reponer energía comiendo humanos también tenía su punto.

Lo Peor: Que sólo tenía siete personajes seleccionables y que nunca llegó a contar con secuelas aunque éstas estuvieron programadas.

2 comentarios:

Tatiana Alejandra de Castro Pérez dijo...

Siempre me pareció un juegazo, a pesar de que como comentas sólo tenía siete personajes, es una pena que no tuviese continuaciones o un poco más de mimo al producto.

Lo malo es que ahora tengo que hacerme con esas figuras que has mostrado.

Mcfly dijo...

clasicazo