domingo, septiembre 08, 2013

MARVEL BITS XXXI: The Incredible Hulk (1994)

 


Hola amigos ¿cómo va el domingo? Yo sigo cumpliendo mi medio palabra y rescatando todas las secciones dominicales, hoy además toca la más antigua: Marvel Bits, donde de manera cronológica estamos repasando todos los videojuegos protagonizados por personajes de la Casa de las Ideas, ya estamos en 1994 y vamos con el primer juego genuinamente protagonizado por el Increíble Hulk.


Digo genuinamente porque Hulk ya protagonizó uno de los primeros juegos de Marvel, una aventura conversacional de la que ya hablamos por aquí hace unos años, el juego que nos ocupa hoy sin embargo fue desarrollado por U.S.Gold y recuerdo perfectamente su lanzamiento en España porque estuvo acompañado de una potente campaña de publicidad, anuncios en TV, portadas en la prensa especializada e incluso con un acuerdo con Forum una de las revistas regalaba un ejemplar de Hulk & Iron Man, que por cierto fue uno de mis primeros cómics.

Desgraciadamente el juego pasó a la historia por ser uno de los mejores técnicamente hablando de su época pero cuya jugabilidad dejaba mucho que desear. Hablaría de la historia pero es que este es otro de sus puntos más negros porque sabemos que se enfrenta al Líder, pero tampoco hay mucho más detalle. A lo largo de cinco anodinas fases nos daremos de piños con El Hombre Adsorbente, Rino, Tyrannus y con la Abominación en cada fase que es una especie de mini Final Boss, la variedad de enemigos es bastante escasa también.

Los escenarios son grandes y hay variedad de situaciones, incluso muchas zonas secretas rellenas de ítems suculentos y tal. El Sprite de Hulk es grande y muy bien animado pero cada vez que tenemos que usar el súper salto nunca sabemos donde vamos a caer porque es bastante ingobernable. Hay un detalle que me resulta bastante curioso y es que Hulk, al igual que en los cómics, es relativamente invulnerable y sólo cuando ha recibido mucho daño notamos los efectos y no es que éste pierda una vida sino que revierte a Banner y es su alter ego humano quien consiguiendo unas cápsulas se vuelve a convertir en La Masa.


Comentábamos antes que técnicamente estaba muy bien y así es, los sprites son grandes y fluidos, los gráficos coloridos y las animaciones está muy bien conseguidas, incluso la música que abusa de los efectos electrónicos acompaña muy bien la acción, además a modo de chorradita incluye una tabla de puntuaciones máximas como si fuera una recreativa pero ésta se pierde en cuanto apagamos la consola.

Y eso es todo, quedan muchas entregas hasta que volvamos a ver un juego de Hulk en solitario, pero permanezcan atentos porque nos vamos acercando a lo bueno.


No hay comentarios: