domingo, septiembre 15, 2013

MARVEL NO STOP XXVII: The Death of the Incredible Hulk (1990)


Hola amigos, como cada domingo vamos con una entrega de mis secciones periódicas, en esta ocasión es el turno de Marvel No Stop y se trata además de una entrega muy especial porque The Death of the Incredible Hulk es el broche final a las aventuras televisivas de David Bruce Banner (siempre me rechinó el nombre) que empezaron en 1978 y narraron sus aventuras a lo largo de 87 episodios y tres telefilmes contando con éste.

Lo primero que habría que indicar es que esta película de B&B Productions, que estuvo dirigida y co-producida por el propio actor Bill Bixby es en mi opinión la más mala de las tres, por una trama que intenta ser más enrevesada de lo que finalmente es y por un constante quiero y no puedo. Además al contrario que con El Regreso y El Juicio en La Muerte del Increíble Hulk no contamos con la presencia de ningún personaje invitado de Marvel.


 En su momento se anunció que Hulka sería la heroína invitada, nada que ver con el también planeado telefilme de Brigitte Nielsen, pero fue descartada por necesidades del guion. También se habló en su momento de que ni más ni menos que Iron Man debutase en la imagen real con esta película pero se quedó fuera porque el presupuesto no daba para hacer nada mínimamente digno.

La cosa va de lo siguiente. David ha conseguido un curro en un laboratorio donde por la noche se dedica a mejorar lo que allí se hace, tema de ingeniería biológica, con lo que pretende curarse de su alter ego. Pero es descubierto y al contrario de lo que esperaba es comprendido y el Dr. Roland Pratt le ayuda.

Y aquí es donde se desmadra, porque una sexy espía rusa les roba toda su investigación con la intención de que las perversas hordas soviéticas consigan tener su propio ejército de súper soldados sin cerebro. Con todo esto el filme adquiere unos tintes absurdos de Thriller con unas apariciones muy forzosas del gigante verde (sí amigos, todavía más forzosas de lo habitual) que dan como resultado un producto muy desnaturalizado.

Eso sí, al César lo que es del César el final es sumamente épico con La Masa en el avión y cayendo al vacío donde se pega la hostia de su vida contra el asfalto. De pequeño recuerdo que me impactó mucho ver como se rompía la pista del aeropuerto.

Los mandamases de la cadena querían el regreso del persona e incluso se planeó una nueva TV Movie con el título The Revenge of the Incredible Hulk, pero el puto cáncer pilló por banda a Bill Bixby y nos lo arrebató en 1993.

Como sea, buena o mala película, es el cierre no sólo de una serie de televisión sino de una generación de fans. Desde entonces las series Marvel de imagen real no han vuelto a triunfar en la pequeña pantalla, Mutante X era demasiado tangencial y Blade ni siquiera terminó su primera temporada. Esperemos que Agentes de Shield pegue el pelotazo.


1 comentario:

Jerusalem dijo...

Curiosa semana Hulk la que te has marcado. Comic, juego y ahora película.