viernes, septiembre 20, 2013

TORRENTE:EL CÓMIC ¿A FAVOR O EN CONTRA? A FAVOR.


Desde hace unos días en algunos de los círculos virtuales que frecuento se está criticando duramente que Planeta saque una colección de cómic dedicada a Torrente… yo la verdad no veo el problema, es más me parece bien que se edite por varios motivos.

El primero y más importante es porque se trata de un cómic patrio y eso siempre es bueno, segundo porque está apoyado por una gran editorial lo que facilita su distribución y que probablemente (aunque no lo tengo seguro al ciento por ciento) que sus autores cobren y tercero porque aunque a muchos les parezca aberrante seguro que es muy comercial.

A ver, yo ese cómic no me lo voy a comprar, no me interesa, no me gusta el personaje en el que se basa (su última película ni la he visto y varias de las anteriores fueron vistas por compromisos “sociales”) y además me parece un produzco caro, 16 euros por 96 páginas, creo que Planeta podría haber ajustado más los precios, pero tengo una cosa segura y es que fijo que vende.

Tengo entendido que el cómic de Matrimoniadas (cuya fuente original es aún más aberrante que la de Torrente) vendió de la hostia y Panini lleva varios años sacando todo tipo de cómics nacionales, algunos adaptaciones de productos populares o de personajes del momento como la selección española de fútbol o algún piloto de coches o motos, parodias que parece que siempre venden y obras originales como Intachable de Víctor Santos que os recomiendo a todos porque es una pasada.

Está claro que Torrente: El Cómic no va a salvar el mercado español, pero desde luego no le va a hacer daño, no creo que robe el dinero a ningún otro autor español porque sencillamente el público al que va destinado es muy probable que no sea lector de cómic y oye, a lo mejor le pica el gusanillo con este cómic y se mete en otras cosa.

Torrente es un producto que veremos no sólo en las librerías especializadas, fijo que lo tendremos en la Casa del Libro, en la Fnac y en cualquier sección de librería de centros como Carrefour o Alcampo. Ahí estará y de verdad no creo que sea el fin del mundo.

Otro tema candente para otro día es el tema de la crisis en general, del mercado del cómic en particular y de la dificultad para poder publicar en este país. Ando preparando un par de entrevistas que creo que podrán dar mucho juego.

2 comentarios:

Natán dijo...

Yo tampoco me lo pienso comprar pero estoy totalmente a favor.
Cuanta más variedad mejor. Además, creo que es de Enric Rebollo, que es bastante bueno (al menos dibujando).

Ismael dijo...

Con el dibujante han acertado de pleno. Que además se trate de un guión original en vez de una adaptación puede ser otro punto a su favor, aunque no tanto que el personaje, por su madrileñismo vendido como esencial parodia nacional, abandone al lector dando esquinazo a la trama principal en favor de elementos meramente paródicos. Pero esto ocurre con la mayor cantidad de tebeos en los últimos años.
Ya sabemos que la historieta se ha subido a hombros de personajes cinematográficos desde su origen, aquí en España, y también en Gibraltar, Brasil, Francia. O en los USA. -Yo pienso echarle un vistazo en cuanto lo coloque el librero.- Lo que a mí me cabrea es que existan lectores indignados dispuestos a sublevarse contra estos naturales comercios de la historieta y sus tebeos pero capaces al mismo tiempo casi de aplaudir que unos editores se franquicien productos tan ramplones como las verrugas japonesas en papel sobre adaptaciones de La divina comedia.
Si un día se me pone a tiro el embajador japonés lo descacharro a golpes con el lomo de uno de esos libritos. ¡Por imperialista e invasor de universos ajenos!, aunque para el caso el auténtico invasor sea el editor español que nos aturulla con su ingenio comercial ("¡¡¡De tipo superior!!!"). Los mangantes espirituales de la Herder Editora. Y las bibliotecas públicas que gastan los dineros en tremendas majaradas.
En cuanto sea multimillonario pienso invadir Japón con una serie de adaptaciones de mitos y obras literarias japonesas realizadas al gusto español. Voy a hacer que se caguen en mis muertos por puro patriotismo.