jueves, octubre 24, 2013

BIG GUY & RUSTY THE ROBOT: Miller y Darrow pasándolo bien.


De nuevo gracias a mi buen amigo Luis puedo leerme una obra de Frank Miller y Geof Darrow que por motivos presupuestarios no había podido leerme hasta el momento ya que la híper cara pero bonita edición de Norma de Big Guy and Rusty the Robot se me salía del presupuesto.

Publicada originalmente dentro del sello Valiant de Dark Horse a mediados de los noventa, ésta curiosa miniserie de dos números semi-dobles (de 36 páginas) ha permanecido inédita en nuestro país hasta hace varios años, algo bastante inexplicable pero que tiene casos más sangrantes como la de la miniserie de cuatro números de Robocop VS Terminator con guion del propio Miller y asombrosos dibujos de Walter Simonson. Hay cosas que yo no entiendo, pero en fin…

Lo cierto es que la historia tampoco es que tenga mucha chicha que cortar, aunque no deja de tener ese tono excesivo propio de Frank Miller y bastante mala leche para criticar de manera más o menos sutil lo que le viene en gana. Ante todo esta obra es una parodia del genero Kaiju, que ahora tan de moda está gracias a la genial Pacific Rim, puesto que trata de los japoneses que la lían parda por culpa de un experimento fallido que resulta en la aparición de una bestia del pasado, con rasgos como godzilla pero tremendamente inteligente y con poderes psíquicos, además su saliva o directamente su aparato digestivo convierte en criaturas prehistóricas a todos los que son alcanzados por ella.

Japón intenta pararlo con Rusty, un pequeñajo niño robot que tiene un diseño excesivamente parecido a Astro Boy, pero éste fracasa estrepitosamente, por lo que Miller aprovecha para reírse de ellos y de paso un poco de los Yankis mandando a Big Guy, un enorme robot de metal cuyo principal poder es pegar mucho y muy fuerte. Buena parodia de la manía por la grandilocuencia y las armas de tamaño imposible de Estados Unidos. Además el robot no para de hablar en tercera persona y de narrar para si mismo la pelea, por lo que el tono pomposo y propagandístico es todavía más palpable.

Igual todo esto son chorradas mías pero desde luego son las conclusiones que saco. De todas formas el verdadero rey de este cómic es el genial Geoff Darrow (ojalá dejase los storyboards del cine y volviese al cómic) que dibuja prácticamente lo que le da la gana, aunque al menos no hace como en Hardboiled donde se pasó el guion por el forro y Miller tuvo que reescribir en función de lo dibujado, escenarios, destrucción a raudales, ultra-violencia a saco y mucha mucha sangre.

Me lo he pasado en grande la verdad, para terminar comentar que Big Guy and Rusty The Robot contó con una serie de animación durante varios años a finales de siglo.
Echadle un vistazo, pero mejor si es de gratis ;)

NOTA: 7/10



2 comentarios:

Natán dijo...

Como mola Darrow!

Yota dijo...


Claro y conciso Natán.

La verdad es que lo peta.

Gracias por el comentario