viernes, diciembre 06, 2013

OPEN GRAVE. Inquietante y original propuesta del cine fantástico nacional.




Durante el pasado festival de Sitges la presencia de material patrio fue una constante, y una constante muy agradable porque ahora mismo el género fantástico y de terror en España está pegando muy fuerte. Se apuesta por este tipo de cine, de externaliza, se va a rodar fuera, hay medios, buenas ideas y sobre todo muchas ganas de hacerlo bien y de destacar.

La película de la que toca hablar hoy es Open Grave, de nuevo sin fecha de estreno en España y mucho me temo que vaya directamente al mercado directo como la anterior obra del director Apolo 18, y hablando del realizador se trata de alguien con oficio como Gonzalo López-Gallego que además de la citada Apolo 18 ya había destacado con la genial para el que esto escribe El Rey de la Montaña y Nómadas (también se encargó de un episodio de aquella mierda llamada Ángel o Demonio de Telecinco) por lo que con Open Grave llegaba su oportunidad de llamar a la puerta del mercado internacional.

La trama desde luego es sugerente, nuestro protagonista (Shartlo Copey) se despierta completamente amnésico en una fosa llena de cadáveres y se arrastra hasta una casa cercana donde hay otras cuatro personas (con el único rostro conocido de Joseph Morgan, quien interpreta a Klaus en Crónicas Vampíricas) que tampoco recuerdan nada, hay armas, hay un laboratorio y muchos libros, a partir de aquí empezará una lucha contrarreloj pues las muertes irán sucediéndose y nadie sabe ni quien es ni lo que hace allí.

Open Grave me pareció una película sorprendente, refrescante y muy adictiva. Está dirigida con un ritmo impecable, los acontecimientos se van desarrollando de manera fluida e intuitiva y los actores saben contagiar su sensación de desconcierto e incredulidad al espectador que no para de hacer cábalas sobre la identidad del asesino y además éste queda enganchado según la trama se va volviendo más compleja, turbia y demencial hasta que se nos revela la verdadera identidad, el meollo de la cuestión o la finalidad del laboratorio antes mencionado.

Técnicamente la película también se mueve a un gran nivel, se nota que el presupuesto que era bastante ajustado ha sido utilizado con muy buen tino. La escenografía, la cámara, la iluminación, la atmosfera del bosque que rodea la casa en general está muy cuidada y conseguida. Nada que objetar en este sentido. El guion ya lo he alabado lo suficiente y personalmente creo que tiene un buen par de momentos de los de WTF! Que te dejan pegados al asiento.

Desgraciadamente esta reseña se va a quedar coja porque aquel día lo del auditorio de Sitges fue un completo desastre. En la primera película que se emitió The Congress (próximamente por aquí) se fastidió el proyector dos veces, con Open Grave otras dos, de tal manera que cuando debían quedar entre 5 y 15 minutos de película al parecer no hubo forma de arrancar el cacharro y nos desalojaron, nos devolvieron la pasta claro y en una sala proyectaron el final al día siguiente, pero ya me coincidía con otra película.
A saber como termina, mientras tanto…

NOTA: 7/10

No hay comentarios: