domingo, diciembre 22, 2013

RIGOR MORTIS. Terror oriental con un poquito de todo.




Domingo cansado, domingo de resaca… se que tengo las secciones temáticas abandonadas desde hace varias semanas pero cosas de la vida me impiden ser todo lo regular que me gustaría y por eso aunque no suelo faltar a mi cita diaria muchas veces la planificación me la acabo pasando por el forro así que tras esta explicación que se que a muchos os la sopla – como debe ser por otro lado – vamos a hablar de una película más del festival de Sitges.

En ocasiones en Sitges por lo que me han comentado hay que arriesgar, porque muchos días te plantas con horas muertas que la gente sensata ocuparía en comer o descansar, pero nosotros de sensatos poco por lo que finalmente siempre se mira que películas se pueden ver y acabas devorando una tras otra que fue lo que nos pasó. Así el viernes que comenzaba el sarao antes de la inauguración le echamos un par y nos plantamos a ver una chinakada de terror llamada Rigor Mortis.

La verdad es que no se muy bien que va a salir de esta crítica porque lo cierto es que el filme fue rarito de cojones, tengo resaca y lo visioné hace casi dos meses y medio pero creo que podremos hacer un apaño. Todo comienza con un pavo que intenta suicidarse en un apartamento de un edificio donde todos sus inquilinos son bastante raritos y están acostumbrados a lidiar con lo sobrenatural. Pero en última instancia es salvado por un vejete que se dedica a matar vampiros.

Si hijos míos, matar vampiros. Hasta aquí todo bien y la verdad que ninguna pega que ponerle porque el concepto de vampiro de esta película me ha gustado mucho la verdad, relacionando los vampiros con el mundo de los espíritus de la forma en que por ejemplo en Buffy los chupasangres estaban relacionados con demonios. Pero HOYGAN que el desmadre continúa porque en el edificio están también los fantasmas vengativos de dos hermanas que murieron asesinadas tras ser violadas, un niño salido de las películas de La Maldición directamente que da un acojone que no veas y de cuando en cuando por las noches en los pasillos hay desfiles de espectros cual cabalgata de reyes.

Muchos elementos, dispersos que hacen que la película si bien no aburre en ningún momento ya que tiene buenas escenas de acción, diálogos cómicos entorno a escenas cotidianas en restaurantes que tanto gustan en el mundo oriental y visualmente es muy atractiva… lo que pasa es que la trama queda diluida porque rápidamente las historias se empiezan a mezclar, hay flasbacks que no quedan nada claros a que hacen referencia y los sucesos extraños como digo molan por su aspecto pero no por lo que cuentan ya que viene a complicar mucho al espectador que se pierde en la historia. Las teorías sobre lo que de verdad pasa en el edificio son para todos los gustos, desde que puede que el prota esté completamente zumbado a que en realidad están todos muertos y ese inmueble no es más que el purgatorio donde van a para las almas de todos los seres sean naturales o sobrenaturales.

Una película que está muy mal rematada, entiéndame no estoy en contra de los finales abiertos a libre interpretación rollo Origen de Christopher Nolan, pero si que me cabrean los que directamente da la sensación de que el director y el guionista se hubieran tomado unas vacaciones y hubieran dejado todo el curro a Jill Leung en el apartado de la fotografía que realmente lo peta en ese aspecto, porque claro él al menos se molestó en hacer su trabajo.

NOTA: 4/10

No hay comentarios: