viernes, enero 24, 2014

ALL CHEERLEADERS DIE! Atrapadme a esas porristas!




Venga gente que estamos a viernes y por fin es fin de semana, mientras tanto vamos a seguir con una nueva crónica de Sitges que ya van quedando poquitas y algunas son canela fina y otras una macarrada de cuidado como la que  nos ocupa esta tarde “All Cheerleaders Die” dirigida por Lucky McKee y Chris Sivertson se trata de un remake de la misma película de comienzos de siglo que ellos mismos dirigieron, y esto aunque no es del todo novedoso – creo que Lans Von Trier lo ha hecho también – desde luego no es nada habitual.

ACD como la conoceremos a partir de ahora es un película tremendamente divertida, que comienzo con una escena de lo más burra que he visto en mucho tiempo, muy cafre y con mucho humor negro. La protagonista de la historia es Maddy Killian, una adolescente que está a punto de comenzar el último curso del instituto y que se ha propuesto hundir en la miseria al mariscal (o quaterback para los finos) del equipo de fútbol americano de la escuela.

Lo que comienza como una película ambientada en un instituto random americano con todos sus tópicos, clichés, jerarquías y demás mierdas (no he reconocido a ni uno de los actores de la película, pero igual de aquí a unos años son todos famosos, vete tú a saber) se vuelve algo mucho más oscuro cuando un buen puñado de los protagonistas mueren y resucitan como no-muertas, pero tampoco zombis y a partir de aquí empieza la fiesta.

Sin contar más detalles para no entrar en el siempre desagradable terreno de los spoilers hay que admitir que la película es sumamente divertida, tarda un poco en arrancar pero cuando el elemento sobrenatural irrumpe en pantalla se disfruta cosa mala la verdad. Cada muerte que se va sucediente es más surrealista que la anterior, cada explicación racional que se le intenta dar más innecesaria, y así hasta el infinito, yo le habría metido más gore pero  la dosis de hemoglobina tampoco es que haya sido especialmente baja.

El final – que incluye punto de partida para la secuela todavía no anunciada – es una batalla al más puro estilo marvel, porque tenemos cantidades ingentes de violencia, un equipo de “buenas” con súper poderes y un final boss de esos que parecen ser invencibles y que no caen por mucha artillería que se le eche. Pero todo esto no sería nada si la película no se hubiera apoyado en un guion que si bien peca de funcional es como he dicho muy gracioso, las carcajadas se suceden y no hay que entender a ACD como una película de terror de genero slasher si no más bien como una comedia de humor negro como el carbón.

Por buscarle algún punto negro, pues me voy a poner en plan guarrete y decir que esperaba muchas más tetas – como si fuera la versión gore de Porky´s – de las que ofrece aunque tías buenas hay unas pocas.

NOTA: 7/10

1 comentario:

Anónimo dijo...

La protagonista es la misma que la de mañana cuando la guerra empice creo...(se que voy un poco tarde es que estaba mirando por la segunda xD)