viernes, enero 03, 2014

CONTRACTED. Quien con raros se acuesta....


 
Venga zagales que ya estamos a viernes y por delante tenemos un fin de semana largo, yo me siento raro porque por primera vez en seis años no trabajo el día de reyes y creo que me faltará algo (además del pastizal a final de mes por currar ese día) así que debo estar muy mal por echar de menos currar… en fin, tras dejar de contaros mi vida que no me importa ni a mi vamos a hablar de una nueva película de Sitges, además una de las que más me gustaron y que pude ver gracias a que mi amigo Fran se fue a hacer movidas de periodistas y yo me agencié su entrada.

La película en si fue Contracted y fijo que tampoco la vemos por España, de hecho estoy por hacer un post con las películas que según mis apuestas acabarán por aquí y que no creo que sean demasiada. Dirigida por Eric England – un habitual de Sitges en las últimas ediciones – cuenta la historia de Samantha (Najarra Townsend) una lesbiana de nuevo cuño (hace apenas unos meses que se dio cuenta de sus verdaderas inclinaciones) que una noche sale de pedo con una de sus más antiguas amigas y por un mosqueo con su chica se acaba zumbando a un completo desconocido.

A partir de este momento comienza una verdadera pesadilla que poco a poco irá destruyendo su vida a todos los niveles. Le causará problemas con su novia, que es una rancia y es de esas personas que va de guay por la vida y no le gusta etiquetar nada (la actriz es un pivonazo que estuvo presente en Sitges), su trabajo también se verá truncado puesto que su salud se deteriorará rápidamente y la madre con la que vive y que suele agobiarla tampoco ayudará demasiado.

Mencionaba la salud en el párrafo anterior y es que las consecuencias de ese polvo mal dado las notará desde la mañana siguiente cuando su retina empiece a desprenderse, se ponga a mear sangre y sus venas comiencen a ennegrecerse, los más avispados ya sabrán de que va camino de convertirse nuestra protagonista pero no contaremos más para no destripar ninguna de las sorpresas, que el filme tampoco tiene muchas pero la calidad del mismo se apoya en el ritmo que sabe imprimir su director y a que es capaz de mantenernos pegados al asiento en todo momento.

Contracted se apoya en lo impactante de las imágenes, en la evolución o involución del cuerpo de Samantha que da lugar a escenas bastante asquerosas y explicitas (que para explícito yo habría preferido alguna escena de sexo lésbico llena de detalles) que conseguirán sacarnos más de una mueca de asco, pero a la vez fascinarnos y compadecernos del inevitable final que alcanzará nuestra guapa protagonista. Además no sólo será su cuerpo el que sufra el deterioro ya que su mente irá consumiéndose hasta acabar en una completa psicosis asesina.

Y por dios la escena final me parece de lo más glorioso que he visto en mucho tiempo en una película de género, además la cinta siembra las bases de una posible saga que dudo que llegué a hacerse pero cierta subtrama relacionada con el tipo con el que se acuesta Samantha y que es el culpable de todo tiene mucho jugo.

NOTA: 8/10

3 comentarios:

XAVI dijo...

Curioso, bien podría tratarse de una analogía al virus del SIDA (por lo de "sexo con desconocidos" y "relaciones homo/hetero/lesbico sexuales), tal y como se hizo en otra cinta de terror de los 80 en que al protagonista le sale una especie de bicharraco raro con vida própia que (a parte de dar una conversación más inteligente que todos los diálogos de la película).

Por cierto, he visto en wikipedia que guarda cierto parecido con un film canadiense llamado "Thanatomorphose" que trata de un tema similar.

XAVI dijo...

Por cierto, en el segundo fotograma me recuerda a Rooney Mara en el anucio ese de perfume.

Horrenda, vamos.

XAVI dijo...

Desde luego, con el "nada velado mensaje de fondo" que parece transmitir la película, hará las delicias del Obispo de Alcalá de Henares...