jueves, enero 09, 2014

FURIA: MIS GUERRAS PERDIDAS 2




Desde luego la línea Max se podría decir que ha sido hecha para Garth Ennis, Bendis lo bordó en sus inicios con Alias, pero Ennis ha estado siempre ahí y lo ha petado con Punisher Born, Fury, Fury: Pacekeepr o su larga y aclamada etapa en El Castigador que algún día tendré que retomar puesto que lo dejé en el tomo tres pero como Panini la reeditará más pronto que tarde pues no tengo prisa.

Con este segundo tomo Panini termina de editar la serie regular de Nick Furia guionizada de manera soberbia por Garth Ennis y dibujada por Goran Parlov que si bien no brilla tanto como en otros trabajos anteriores, me da la sensación de que algún número está terminado de forma apresurada, sigue siendo uno de los mejores narradores de la actualidad.

Desconozco si Ennis tenía en mente cuando comenzó a fraguar MAX: Furia  que fuera una maxiserie pero el tema es que una vez leído este último volumen la sensación es que le ha quedado una obra redonda, muy pulida, muy bien estructurada y sobre todo crítica, cruda y directa.

La acción retoma a Furia, retratado por Ennis como un soldado en una guerra eterna, siempre necesitado de participar en un conflicto y así llegamos a la gran derrota de Estados Unidos en Vietnam donde Garth se trae como invitado especial al francotirador Frank Castle. Unos números brutales donde el guionista aprovecha la ocasión para soltar pullas a la política belicista americana y protesta sobre muchas de las decisiones más que cuestionables que fueron tomadas en aquel conflicto. Unos números terribles pero que no son nada comparados con la traca final…

Los episodios finales están ambientados en muchos de los conflictos en Sudamérica donde han estado metidos los yanquis ya fuera de manera directa, pública o secreta. Los intereses de Estados Unidos en que los conflictos no desapareciesen, el dinero que mueve la droga y las masacres indiscriminadas de civiles, ya fueran mujeres, niños, ancianos o incluso recién nacidos. Tengo que reconocer que ha habido un par de viñetas que me han hecho abrir los ojos como platos y luego hacer una mueca de asco y repulsión por lo dantesco, cruel y tristemente real de algunas ilustraciones. En esta historia además vuelve otro viejo conocido del irlandés: Barracuda, personaje que ya formara parte importante de su etapa en Punisher, como no he leído sus apariciones en dicha serie tampoco puedo decir como está de cambiado.

El final me ha parecido sencillamente brillante. Furia contando sus memorias, amargado, solo y con su idealismo hecho pedazos porque aunque sea un cínico de cuidado (como casi todos los personajes de Ennis) en el fondo es un patriota que sufre con todas las barbaridades que comete y permite su gobierno. Además la muerte está a su alrededor y todo cuanto toca se marchita y si no fijaos en todos los personajes secundarios con los que parece que se lleva bien.

Quienes me conocen saben que no suelo ser muy amigo de las líneas editoriales cuyos cómics transcurren fuera de la continuidad “oficial” de la editorial pero en ocasiones más vale tragarse las ideas preconcebidas sobre algo y disfrutar del resultado final.

NOTA: 9/10

2 comentarios:

XAVI dijo...

Una puta obra de arte. Cómic adulto y sin ataduras morales para lectores adultos y que no se dejen engañar.

Ennis demuestra mucha madurez al criticar (y puede parecer hipócrita) la política exterior norteamericana, pero dados los hechos, es una política como muy bien dices MUY CUESTIONABLE.

La ironía, el cinismo y la amargura se respiran por los cuatro costados.

El arco en que aparece BARRACUDA, es genial. Es un personaje que atrae no por lo brutal (y la brutalidad de sus métodos) sino por lo listo y despiadado que es. Desmuestra estar por encima de sus rivales pero su salvajismo te ciega al pensar que no es más que puro músculo.

Con la inclusión de Frank Castle, el "IRLANDÉS" pone una nota de clase al reparto de la história (de hecho, a Ennis se le debe la actual reencarnación de EL CASTIGADOR).

Como ya te comenté en una ocasión, YOTA, esto no es más que un relato de la Guerra Fría (o los hechos que la siguieron) contado por un viejo soldado que se resiste a morir.

Tienes razón, y a mi me pasa lo mismo, sea en ELSEWORLDS o EN CONTRATIERRA. ¿Qué haces cuando la continuidad normal no te gusta?

Soy poco amigo de los relatos que están más allá de la continuidad normal, cierto.

Pero, como dijo cierto autor, "las mejores historias son las que terminan con lágrimas".

Un saludo, YOTA.

Jerusalem dijo...

De lo mejor que se ha publicado el año pasado. Una historia que no deja indiferente y que consigue trasmitir ideas y sensaciones, algo muy complicado.

Me gustaron mucho los trabajos anteriores de Ennis con Furia pero en estos 13 números se ha superado.