jueves, enero 16, 2014

THE GREEN INFERNO. No tan bestia como Holocausto Caníbal pero mucho más divertida.



Otra de las joyitas que pude ver en Sitges fue la nueva y esperada película de Eli Roth – que con toda seguridad tampoco pasará por los cines españoles – The Green Inferno, un remake de la mítica película de Rugero Deodato “Holocausto Caníbal” una cinta que causó gran revuelo en los años 80 por la violencia explícita y el hecho de que animales vivos fueran asesinados para la película, también podría decirse que se trata de una de las precursoras del cine gore.

Ahora nos llega esta cinta que cambia un poco el palo de la película (por cierto que habrá secuela, así que donde se ha estrenado ha funcionado bien, en Sitges de hecho fue la primera en agotar entradas) y contamos como una chica bien de una Universidad de Estados Unidos – interpretada por la chilena buenorra de Lorenza Izzo – se une a un grupo de activistas que pretenden salvar una selva del amazonas de que ésta sea deforestada.

Eli Roth – Vegano y ecologista reconocido – aprovecha para mandar pullitas al mundo civilizado y también se mete con todos los llamados “activistas de sofá” además de varias cosillas de guion (que escribió él mismo junto a Guillermo Amoedo) que son bastante hirientes y que sirven como efectistas giros argumentales pero que no destriparemos aquí.

La película dura 103 minutos que se pasan en un santiamén y aunque tiene bastante burradas, mucho gore y escenas bastante cafres, es de largo la película más light de Roth y queda muy lejos de la original en cuestión de salvajismo. Pero sin embargo le gana en todo lo demás. La parte inicial del filme está dirigida con pulso maestro y sirve perfectamente como thriller político alternando algún golpe de humor marca de la “casa”, pero poco a poco gracias  a la envolvente fotografía Antonio Quercia y la inquietante banda sonora de Manuel Riveiro entraremos en una jungla junto con los protagonistas que ofrece una atmosfera opresiva y terrorífica por momentos.

Toda la parte “gore” es realmente buena y aunque sabemos  - o intuimos – cual va a ser el destino de los protagonistas, The Green Inferno nos pone a la expectativa, nos intriga y como he dicho consigue meternos en la película. El final me ha parecido de lo más apropiado e incluso Eli Roth se permite gastar una broma al espectador tendiéndole una trampa y haciéndonos creer que el final es otro distinto del que es.

Ya al margen del visionado de la película hubo una rueda de prensa en el espacio Fnac con Lorenza Izzo, Eli Roth (que me firmó de buen gusto la carátula de Maldistos Bastardos) y el productor Rodrigo Cortés (que dirigirá la secuela mientras que Roth hará las veces de productor) y que fue totalmente desternillante.

Contaron como un equipo de rodaje no había entrado nunca tan a fondo en la jungla del Amazonas para rodar una película. Que la tribu indígena que les acogió no sabía lo que era conceptualmente una película y que la primera que les pusieron fue precisamente “Holocausto Caníbal”. Lorenza contó a carcajada viva como una noche sufrió una terrible diarrea (que todos sufrieron en algún momento) y que se cagó de arriba abajo. A Eli Roth le ofrecieron como regalo un niño recién nacido por lo bien que se habían portado con la tribu y Rodrigo Cortés destacó como el equipo de maquillaje – esencialmente una cuadrilla gay – folló con casi todos los hombres de la tribu que practicaban el amor libre.

Una película y una charla inolvidable.

NOTA: 8/10

No hay comentarios: