viernes, febrero 07, 2014

AMERICAN HUSTLE: Mucho ruido y pocas nueces

 
Vale, pues la primera decepción cinematográfica del año ya la tengo servida y es que otra vez he vuelto a ser víctima del hype y tenía muchas ganas de ver La Gran Estafa Americana y tras acabarla tengo que admitir que no me ha gustado, es más me he aburrido bastante, creo que la costumbre de hacer filmes tan largos – casi dos horas y medias – que da la sensación de que están alargados porque total si se ponen a rodar hay que amortizar o algo así XD no está ayudando.


La verdad es que me tendría que haber documentado algo más, me deje llevar por la estética y por la increíble y desmesurada buena prensa que está acumulando o las múltiples candidaturas. Digo que me tendría que haber documentado porque dirige David O. Russell del que he visto otras dos películas como son Tres Reyes y The Fighter y me parecen una puta basura ambas.


La película nos cuenta como Christian Bale, que es de largo lo mejor de la película y que para variar vuelve a someterse a unos cambios de imagen brutales (en El Maquinista adelgazaba muchísimo y aquí engorda cual Torrente), es un timador de poca monda que tiene liado un buen negocio con Amy Adams – que me resulta tan horrible como en The Man of Steel – hasta que un buen día les pilla el FBI y tienen que trabajar para ellos para que les caiga un marrón de cojones.


Aquí entran en juego el gran Bradley Cooper en el papel del “bueno” de la película y también lo peta, un poco trastornado y sobreactuado a veces pero muy divertido por lo general y un desconocido Jeremy Renner que tras The Town exhibe aquí sus mejores dotes interpretativas. No había mencionado hasta ahora a Jennifer Lawrence, también me gusta mucho su papel pero es que puede hacer de roca que me seguiría gustando, el momento en que está como loca bailando la canción de The Wings es la leche.


Entonces si tenemos una premisa que mola y unos actores competentes ¿dónde está el fallo? Pues en el guion claro está. El plan maestro, el gran golpe carece de emoción, de tensión, elementos que por muchas coñas que tenga la historia son imprescindibles en cualquier aspirante a thriller que se precie. Cuando llegué al desenlace de la película, éste estaba tan cantado que el mínimo giro del final me daba igual.


No es que la trama sea lenta – no tengo ningún problema con eso – es que está mal llevada. Me da la sensación de que se quedaron cosas en la mesa de montaje (y tiene huevos durando casi 150 minutos), cosas que quizá habrían hecho que la película fuera algo mejor porque empieza bien y luego nos lleva al pasado para contarnos la historia de los protagonistas y la película empieza bien pero una vez entra Cooper en escena todo se va al carajo.

Una pena, tampoco diría que es una mala película, pero no ha conseguido entretenerme y eso es lo mínimo que le pido a cualquier filme sea del género que sea.

1 comentario:

Mike Lee dijo...

Vaya, me temo que no coincidimos esta vez. Es cierto que se hace un poco larga, pero la historia de personajes que buscan hacerse pasar por quienes no son, llena de escenas divertidas, me encantó, además de que los miembros del reparto me pareció que estaban inmensos.

¡Saludos!