lunes, febrero 03, 2014

UDO - PRIMAL FEAR - BULLET. Heavy Metal en estado puro en la capital




Bueno, pues hoy para empezar la semana os ofrezco una crónica conciertil de esas que imagino que os interesan más bien al público habitual del blog, pero aún así espero que no os atufe mucho, mañana seguimos con más críticas de Sitges XD. El caso es que hacía meses que no hablaba de conciertos por aquí. El que hoy nos ocupa era muy especial para el que esto suscribe porque por fin podría ver en directo a UDO en solitario, el mítico cantante de Accept es bastante habitual en España pero siempre se me había escapado hasta el momento.

El caso es que la jornada se antojaba maratoniana porque el primer grupo, unos suecos llamados The Messenger comenzaban a tocar a las 17:45 en la madrileña sala Penélope (uno de esos garitos de mierdas que no están pensados para hacer conciertos con dos putas columnas que machacan la visibilidad) y yo llegué tarde lo justo para ver dos canciones… claro que luego me enteré que sólo tocaron cuatro de las ocho que tenían pactadas, empezaron tarde, sonaron mal y encima los echaron del escenario. No me dijeron mucho pero me quedó claro que han mamado de Manowar lo que no está escrito y que el guitarrista solista va de guay poniéndose un parche en plan ciborg en el ojo izquierdo, que por supuesto lo tiene totalmente sano.

A las 18:45 salieron al escenario otros suecos a los que tengo bastante cariño, los trufas de los Bullet, una banda de rock cañero, sucio, machacon y divertida, muy muy divertida que recuerda a los mejores AC/DC (entre estos y Airbourne tenemos el legado de los Young asegurado), ya son tres veces las que los he visto en directo y como siempre impecables. El vozarrón que se marca Dag Hell Hofer es sencillamente inimitable, un chorro de fuerza que llena el escenario, además se nota que es una banda que se gusta sobre el mismo y tiene mucha complicidad entre ellos y con el público, con sus guitarristas y bajista moviéndose al unísono y coincidiendo en la indumentaria. Tocaron pocos temas y casi todos de sus últimos dos discos, pero por supuesto no faltó Bite The Bullet, tema que cuando lo escuché por primera vez en 2008 cuando actuaron de teloneros de Hammerfall me dejó enganchado para siempre de la banda.

Ya con algo de retraso acumulado saltaron a la palestra los alemanes Primal Fear a los que sólo había visto una vez en directo – y a medias – en el Metalway de 2009. La verdad es que fueron un poco decepcionantes, de las diez canciones que tocaron tres fueron de su último álbum que me parece un coñazo insufrible y encima fueron cortes súper largos. Algo que tampoco ayudó mucho a mi percepción del bolo fue de lejos fue el que peor sonó en toda la noche con una batería demasiado “alta” que eclipsaba el resto de instrumentos y al cantante. Sobre el resto de los temas pues otro cabreo, porque la genial “Nuclear Fire” sonó en tercer lugar y esto es mi opinión pero creo que debería ser uno de sus temas bandera. Muy bien por meter “Chainbreaker”y “Fighting The Darkness” y menos bien por acabar con “Metal is Forever” que es muy tópica.

Llegamos así a casi las diez de la noche y con UDO sobre el escenario, ya con un retraso majo que acortó en cinco los temas quedando su actuación en unos nada despreciables 17 cortes tocados a peñón fijo, con algo de tiempo para solos introducidos en mitad de algún que otro tema que me aburrieron bastante menos de lo que suelen aburrirme.

Lo primero que me sorprendió fue lo heterogéneo de su banda, con dos guitarristas realmente jóvenes y carismáticos que lo bordaron en su actuación y que daba la sensación de que llevaban tocando esos temas toda su vida y los habían interiorizado muy bien. Luego estaba el notas del teclista que se dedicaba a hacer el tonto en su rinconcito sin molestar a nadie y que no pintaba mucho ya que muchos de las canciones de UDO prescinden de este instrumento. Y luego está UDO claro está, un genio sobre el escenario, un diez en actitud y en entrega y que desde luego tengo ganas de volver a ver en directo.

En lo referente al set no me puedo quejar porque según parece sonaron temas bastante raros de ver en directo y se centró como era de esperar en su último trabajo Steelhammer que me parece muy buen disco, lástima que tocase “Basta Ya” que con Víctor García habría tenido su gracia pero cantada solo por él pues como que su acento es bastante “cutre”. “Go Back To Hell” y “In The Darkness” me sonaron a gloria al igual que “Mean Machine” y “Timebomb”. Otro gran momento de la noche fueron los tres cortes de Accept (originalmente cinco, me quedé sin escuchar I´m a Rebel jopeta) que a mi no es que me sobrasen pero si las habría cambiado y es que no me gusta nada “Balls to The Wall”. “Metalheart” y “Fast a Shark” ya fueron harina de otro costal y sobre todo la última convirtió la sala en una puta fiesta.

Conciertos así, de tres grupos que molan y que te garantizan más de cinco horas de buena música si que merecen los treinta euros que vale la entrada.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

El concierto fue laaargo. El problema de eso tambien conlleva los retrasos y que luego se dejen canciones fuera, pero bueno! me alegro de que estuviera bien.

Yota dijo...

jajaja, ya ves, seis horas de música, de pie, sin beber nada.... acabé muerto