domingo, febrero 23, 2014

VA DE MONSTRUOS XVI: Slither (2006)


Hola amigos bienvenidos un domingo más a las secciones temáticas de Los Archivos de Typhares, hoy toca “va de monstruos” y como es entrega par vamos a hablar de una película. En concreto de Slither, que en España se llamó La Plaga y cuyo director está en boca de todos esta semana porque se ha estrenado el primer tráiler de Los Guardianes de la Galaxia, es decir James Gunn.
 
Formato. Película de 2006 dirigida por el mencionado James Gunn, de 94 minutos de duración que tuvo bastante relevancia cuando se estrenó pues recuperaba la serie B más gamberra de décadas pasadas con unos efectos especiales bastante buenos. Fue bastante premiada en muchos festivales y certámenes.

¿De qué va? La acción transcurre en Wheelsy, un pequeño pueblo de Estados Unidos de esos tan típicos de un Sheriff y su ayudante, un alcalde siempre preocupado por la reelección, casitas bajas y tradiciones absurdas como la fiesta del ciervo, fiesta que nunca se debe cancelar porque es malo para las finanzas y ya puede estar el pueblo asolado por una plaga de zombis que la pela es lo primero. Una buena noche se estrella un meteorito en mitad del bosque y el desastre se aproxima.

Bicho protagonista. Pues tenemos a un engendro alienígena que debe buscar un huésped humano para desarrollarse y a partir de ahí extenderse por medio de unas pequeñas babosas gordotas y bien rojas que acceden a las personas a través de la boca y los esclavizan. En esencia lo que tenemos aquí es una mezcla de La Invasión de los Ultracuerpos y de La Masa Devoradora de Hombres.

Opinión. Me ha gustado mucho esta producción canadiense dirigida por el próximo director de moda en Hollywood. Se trata de todo un homenaje al cine de terror de los años 50 y en la historia – también concebida y escrita por Gunn – hay un buen número de guiños a películas míticas del género. En España tuvo una distribución bastante notable pese a ser una modesta con apenas quince millones de dólares de presupuesto y una recaudación mundial que apenas llegó al doble. Pero se nota que le pusieron ganas.

La historia es tópica y los personajes por el estilo, tenemos a Nathan Fillion como el sheriff protagonista y el papel parece hecho a su medida con frases socarronas, coñas y carisma por los cuatro costados. La chica en apuros es Elizabeth Banks tan guapa como siempre y el malo es Michael Rooker (al que veremos también en Los Guardianes de la Galaxia) siendo tan desagradable como sólo él sabe ser y creo que llegados a este punto se interpreta a si mismo porque todos sus papeles son iguales. Destacable también es el alcalde al que da vida Gregg Henry y que no puede evitar meter un “puta” en cada frase que suelta.

Visualmente la película funciona a las mil maravillas y es que tanto los efectos artesanales de toda la vida resultan efectivos con monstruos grotescos, criaturas imposibles que consiguen la carcajada y la arcada. Es más cuando entra el juego el CGI se nota demasiado que no había mucha pasta detrás y cosas como la explosión final no resultan todo lo espectaculares que debían ser. Por otro lado la sangre está muy bien dosificada, no es excesiva pero no falta en ningún momento y algunas muertes son muy vistosas y originales. 
También me ha gustado mucho la banda sonora y ese nada sutil homenaje al score de Alan Silvestri para Depredador que se marcan cuando están armándose para enfrentarse al enemigo desconocido.
El Momento. El combate que sufre la pobre chica en mitad de un baño y que es realmente divertido… a la par que asqueroso.

Lo mejor. Los actores protagonistas que están muy bien en sus roles, los efectos especiales y maquillaje y que es sincera y divertida.

Lo peor. Durando poco más de hora y media tarda bastante en arrancar toda la parte de ascos y sustos y hay que reconocer que el tono cómico impera notablemente sobre el “terror” y el suspense, así que puede que si buscas una película de miedo te sientas bastante decepcionado.


1 comentario:

Tarquin Winot dijo...

Que buen rato pasé con ella. Todo un festín para los amantes de la casquería y las deformidades supurantes. Efectivamente, tal vez le sobre un poco de humor, pero el propio trailer ya avisa, creo yo, de la falta de seriedad del tema. Ideal para disfrutar con una fuente de palomitas y el cerebro en off.