viernes, febrero 28, 2014

X-COM: ENEMY UNKNOWN. Redescubriendo clásicos modernizados.




Me compré la Xbox 360 hace ahora seis años (quedan un par de meses pero vaya) y he probado muchas sagas: GTA, Resident Evil, Assasin´s Creed, Halo, Gears of War, Tekken, The Elder´s Scroll, Fallout… y ninguna de esas sagas, ninguna de sus entregas me ha enganchado la mitad (y a algunos les he echado horas ojo) de lo que lo ha hecho el maravilloso X-Com: Enemy Unknown. Un remake de un juego clásico de PC de mediados de los noventa que en su momento fue mi primer contacto con la estrategia militar por turnos y lo flipé.

Pues fue gracias a mi buen amigo Armando que descubrí el juego del que os hablo hoy, que ya lo conocía pero dudaba mucho que dados los tiempos que corren fuese a seguir la estela del clásico y mira que me equivocaba porque es exactamente igual y es más mejora muchos de los elementos e incorpora unos gráficos que si bien son bastante cutres comparado con algunos juegos del tipo actuales son totalmente funcionales y quedan compensados con la abrumadora jugabilidad de X-COM.

En X-Com controlado a la organización homónima que debe proteger la tierra de una invasión extraterrestre para ello deberemos gestionar un comando de hasta seis soldados – lo único malo respecto al original que manejábamos hasta doce – que deberemos manejar en escenarios de combate generalmente callejero, aunque también habrá almacenes, bosques y en muchas ocasiones el interior de una nave que acabábamos de derribar, cumpliendo con la misión de acabar con todos los aliens. En algunos casos también deberemos desactivar bombas, rescatar rehenes o escoltar a altos dignatarios.

Hay cuatro clases de soldados: francotiradores, artilleros, apoyo y asalto cada uno con sus tipos de armas características, habilidades y accesorios propios. Podemos combinarlos como queramos y a medida que van ascendiendo las posibilidades de configuración se multiplican. Además si sois de los que les dedicáis horas a estas cosas podéis configurar totalmente a los soldados: colores, rasgos, sexo, nacionalidad. Hacerte un equipo con tus colegas es muy divertido la verdad.

Aunque el combate es lo más importante, igual de decisivo es gestionar correctamente los recursos, habrá que estar atentos a las financiaciones que nos dan los diferentes países que forma la red de X-Com, en muchas ocasiones hay que elegir ayudar a uno y no a otro y eso puede ser un problema. No podemos dejar de lado los aspectos de la investigación porque podremos desarrollar nuevo armamento, equipo y naves. Hay que construir instalaciones, estar al tanto del mantenimiento de todos los vehículos… muy completo y repito adictivo.

Los gráficos no es tan mal y hay efectos de destrucción bastante curiosetes y además es larguillo dependiendo mucho de nuestras capacidades tácticas porque X-Com tiene misiones que son realmente complicadas y que harán que nos tiremos de los pelos porque la I.A de los enemigos (salvo algún defectillo) es tirando a alta.

Así que si queréis jugar a algo diferente fuera de tanto shooter o sandbox os recomiendo X-Com que además ahora se encuentra a precio puta.

No hay comentarios: